LeVert anula el show de Jokic con una canasta sobre la bocina

En el verano de 2017, había cumplido su primer curso como profesional con unas medias de 8,2 puntos en 21,7 minutos en los Nets. En ese periodo estival, el de Ohio destinó una semana de su preparación a trabajar con Kevin Durant, algo que le motivó a seguir creciendo y que supuso un impulso para ponerle en el disparadero del estrellato.

LeVert aplaca la noche de Jokic

Un año y medio después de todo aquello, LeVert promedia algo más de 20 puntos por partido y es el líder de unos Nets con futuro, pero también con presente. Porque Brooklyn, 6-6 de balance, es octavo ahora mismo en el Este, puesto que inicialmente no estaba destinado a ocupar, pero que ostenta con merecimiento tras un arranque de campaña donde han sabido competir, gane o pierda. Anoche, en Denver, LeVert silenció a los , y a , con una canasta prácticamente sobre la bocina que dejó le dio el triunfo al plantel visitante (110-112).

Una asistencia de LeVert a había permitido a los Nets igualar la velada a medio minuto para la conclusión. Era todo parte de ese 0-6 final de parcial que viró la situación del 110-106, tras la canasta de Paul Millsap, al 110-112 definitivo. Una anotación donde además de las acciones de LeVert y de Allen han de incluirse los dos tiros libres de Spencer  Dinwiddie para el 110-108.


Así que tras la canasta citada de Allen, los Nuggets pidieron tiempo muerto con vistas a diseñar la última jugada. Pero pronto Jokic perdió la pelota y la última bala pasaba a manos de Brooklyn, que confío la pelota a LeVert. La jugada es todo un prodigio de esperar y de esperar, de control del tempo y del tiempo. Defendido por las mil manos de , quien intentó de todas las maneras robarle la pelota y cerrarle todos los caminos antes de que se decidiera a ir hacia la canasta, LeVert tuvo aguante, sangre fría y control para aguardar hasta el momento preciso de dirigirse hacia el aro rival, dejar atrás a su par, y colocar la bola suavemente por encima de Paul Millsap, que salía a la ayuda una vez Harris no llegaba a puntear el tiro. Red, canasta, gloria para los Nets, para LeVert, y segunda derrota seguida para Denver, 9-3 de balance y terceros del Oeste.

Espectacular Jokic

El balcánico acabó con 37 puntos y 21 rebotes. Ofensivamente, es su tercera mejor anotación en la NBA (el tope está en 41 tantos) mientras que en lo que respecta a los rebotes supone igualar su mejor registro como profesional en la liga. Jokic, que en la derrota contra Memphis solo lanzó una vez a canasta, en el triple final que no entró, volvió a ser el que nos tiene acostumbrados, amasó muchísimo volumen de lanzamiento y terminó con un 14/22 en tiros de campo. Volvió el mejor Jokic, pero perdió Denver. A veces no se puede tener todo en la vida.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Abucheos y derrota para Hayward en su regreso a Utah

Los Wizards, de desastre en desastre, son derrotados por Orlando

Siguiente