Lillard decide el duelo entre Blazers y Warriors


Los Blazers se llevaron un duelo agónico ante los Golden State Warriors. El partido, que se movió en términos muy parejos, acabó cayendo del lado de los de Oregón por un ajustado 108-106 gracias a un triple de Damian Lillard, que dio a los suyos la ventaja definitiva a falta de 14 segundos. Portland llega así a las 20 victorias en lo que va de temporada, y mantiene la quinta plaza de la Conferencia Oeste pese a que los perseguidores que tratan de arrebatársela son numerosos.

Aun con su papel determinante en el cierre del encuentro, Lillard no vivió ni mucho menos una gran noche, más bien todo lo contrario. El base jugó un choque bastante gris, en el que sufrió para anotar y generar situaciones de calidad, lo que le hizo terminar con porcentajes notablemente más bajos de lo habitual (35.3% de acierto) y con números más discretos. De hecho, al término del tercer cuarto, Damian llevaba solo 12 puntos en su casillero, aunque con la llegada del clutch la situación empezó a revertirse.

En el cuarto parcial, Dame sacó una versión más parecida a la habitual, y con 10 tantos en dicho periodo dio a los suyos el impulso necesario para terminar llevándose el partido. Su triple en step-back a falta de 14 segundos le permitió llegar a los 22 puntos con los que terminaría y poner a los suyos por delante, aunque su acción verdaderamente determinante fue la falta en ataque que logró sacar a Draymond Green cuando este buscaba la penetración a canasta que habría forzado puesto el empate a falta de 4 segundos y, quizás, forzado la prórroga. Lillard estuvo lo suficientemente rápido como para plantarse en su camino sin pisar el semicírculo de carga, logrando que, pese al challenge de los Warriors, el triunfo se quedase en Portland.

Carmelo, el mejor escudero

Si los Blazers fueron capaces de sobrevivir a una noche con un Lillard desacertado fue en gran medida gracias a la actuación de Carmelo Anthony. El alero terminó empatado con el base como máximo anotador de los suyos con 22 tantos, en su caso partiendo desde el banquillo y con un 61,5% de acierto en sus lanzamientos (8/13), y ayudó a los de Stotts a mantenerse cerca de los Warriors en el marcador hasta que Damian despertó. Lo mismo puede decirse de Gary Trent Jr. y Robert Covington, que terminaron el choque con 15 puntos cada uno.

En los Warriors, Stephen Curry volvió a verse excesivamente solo en labores anotadoras, y aunque brilló con 35 tantos, 7 rebotes, 5 asistencias y 3 robos no pudo terminar de cerrar el partido de forma exitosa. El base, pese a su gran actuación, fue de más a menos con el paso de los minutos, y aunque mantuvo a los suyos al frente casi en solitario durante muchos minutos, no fue capaz de poner la guinda a su noche cuando llegó el clutch.

Steph encontró pocos aliados en anotación, y de hecho el hombre más destacado tras él fue Andrew Wiggins con 14 puntos, seguido por los 12 de Kent Bazemore y los 10 de Damion Lee. Draymond Green, por su parte, volvió a dejar la búsqueda del aro a un lado y destacó en otras labores, terminando con 12 asistencias, 9 rebotes y 5 tantos, que pudieron ser 7 de no ser por la falta en ataque que Lillard logró forzarle en la última acción, que provocó la derrota de los de Kerr y les hizo caer a la novena plaza del Oeste.

(Fotografía de portada: Abbie Parr/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.