Lío en los Philadelphia 76ers: reducción salarial a sus empleados que luego se cancela


Maremoto de informaciones, opiniones y reacciones, este martes en los Philadelphia 76ers. Una trifulca monetaria invocada por la crisis del coronavirus y el parón que esta ha producido en la temporada 2019-20.

Resulta que a primera hora de la tarde se conocía que los 76ers iban a emitir una reducción salarial temporal de hasta un 20 por ciento en parte de sus trabajadores, como pudo adelantar el periodista Marc Stein (New York Times).

La quita salarial afectaría solo a trabajadores con nóminas superiores a 50.000 dólares anuales y entraría en vigor a partir del próximo 15 de abril, extendiéndose hasta el mes de junio.

Entre los profesionales que iban a sufrir la reducción se encontraban Elton Brand, general manager, que aceptó formar parte de la iniciativa de manera voluntaria, o Chris Heck, presidente de la franquicia.

No hablamos de personas que fueran a quedarse sin blanca o totalmente fuera de la sociedad debido a la falta de recursos, pero no era la situación ideal. Cualquier merma laboral nunca es bienvenida.

Por otro lado, empleados de los 76ers sujetos a otro tipo de contratos, entre los que se encontraban directivos o miembros del equipo técnico, también tenían la opción de entrar en este escenario; sin embargo en su caso la organización no podía obligarles: el suyo era un carácter voluntario. La diferencia radicaba en que la reducción resultaba obligatoria solo en los empleados all-will, un tipo de contrato frecuente en Estados Unidos por el cual es más sencillo despedir trabajadores.

Total que la medida ya había sido decidida por los Sixers y se llevaba a cabo para evitar despidos de personal menos conectado con las altas esferas de la entidad, según pudo añadir Stein a su información.

También a los Devils

La reducción salarial afectaría también al otro equipo de grandes ligas estadounideses controlado por la empresa Harris Blitzer Sports & Entertaiment (gestiona los 76ers), los New Jersey Devils de la NHL.

Así, la medida temporal era ya una decisión sellada, llegada para hacer frente a las pérdidas por la crisis del coronavirus. Maniobra que no iba a afectar a los jugadores de los 76ers por el momento pues la plantilla tiene aseguradas sus cantidades hasta el 1 de abril. A partir de entonces, no se puede descartar ningún escenario.

El caso es que la represalia era ya oficial, iba a llevarse a cabo. Sin embargo, al hacerse pública emitió tanto ruido que fue revocada, como adelantó Adrian Wojnarowski (ESPN). Al final, no habrá ninguna reducción salarial, como pudo asegurar el co-propietario de Sixers y Devils, Josh Harris.

Marcha atrás

“La hemos revocado y pagaremos a los empleados todo su salario. Ante nuestro equipo y nuestros aficionados, me disculpo por tomar esta decisión equivocada. Nuestro compromiso fue el de hacer lo máximo para mantener a todos nuestros empleados en sus puestos en esta difícil situación. Como parte del esfuerzo, pedimos a nuestros trabajadores asalariados reducir temporalmente un 20% a la vez que preservábamos la prestación de todo el mundo manteniendo a nuestros trabajadores de 1.500 horas con salario toda la temporada. Después de escuchar a nuestro equipo y jugadores, está claro que fue una decisión equivocada. La hemos revocado y pagaremos a nuestros empleados todo su salario”, pudo alegar Harris.

O sea, que toda la mala prensa generada hacia Harris Blitzer Sports & Entertaiment al conocerse la decisión produjo un efecto rebote. El maremoto desatado provocó el paso atrás final.

Donación de Embiid

El lío llegó, claro está, por la indeseable situación que conlleva toda reducción cuantitativa en el puesto de trabajo. El mundo social media no tardó en hacerse eco de la noticia y muchas voces criticaron con dureza la maniobra de los 76ers. Y no solo Twitter, parece que los jugadores de Philadelphia también habrían instado al alto mando que diera marcha atrás.

Como consecuencia, hubo rectificación por parte de la propiedad de los Philadelphia 76ers.

Joel Embiid, por su parte, anunció una donación de medio millón de dólares para recursos que ayuden en la lucha mundial contra el coronavirus. Además, el pívot anunció que parte de su donación iría a parar a los trabajadores de los 76ers afectados por la reducción. Este último punto, finalmente, no será necesario.

La medida adoptada en primera instancia por los 76ers disgustó hasta a miembros de la propiedad de la franquicia. Shams Charania (The Athletic) añadió que Michael Rubin, co-propietario, se mostró molesto e indignado con la decisión que después fue revocada. Al parecer, él no había votado en esa dirección con sus camaradas de despacho oval.

Otras franquicias NBA

De ese modo, lío monumental después de que los Sixers anunciasen represalias salariales contra algunos de sus empleados. Y marcha atrás final para que todo quedase como estaba.

Wojnarowski pudo aportar que otras franquicias NBA barajaban también la posibilidad de emitir una maniobra similar, sin embargo la mala prensa que eso podría causar en sus negocios les echaba para atrás.

(Fotografía de portada: Jonathan Daniel/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.