Livingston disfruta de la titularidad

El 26 de febrero del año 2007 estuvo a punto de ser el último día de su vida deportiva. En su tercer año como profesional y como jugador de los Clippers, se destrozó la rodilla durante un lance de partido. El sendero que anduvo a continuación, no pudo ser más tortuoso.

A una temporada en blanco le siguió un 2008/09 en el que jugó cuatro partidos con lo Heat y ocho con Oklahoma. Al año siguiente continuó progresando (10 encuentros en los Thunder y 26 en los Wizards) para reengancharse definitivamente al ritmo de juego en 2010 de la mano de los Hornets.

En sus tres últimas temporadas, incluyendo la presente (una con los Nets y dos con los ), ha disputado 232 partidos. Ya no es aquel jugador explosivo que fue nº 4 del draft, pero ha sabido renacer de sus propias cenizas. A día de hoy, disfruta como nunca dirigiendo a un equipo campeón desde su segunda unidad, y ahora, de forma temporal y hasta que esté repuesto, cumple con creces como titular.

Mr. 16

Tres apariciones en el quinteto inicial ante Houston Rockets, tres veces que ha registrado misma cifra anotadora: 16 puntos. “Ahora estoy en una posición en la que juego con chicos como Klay Thompson, Stephen Curry, , jugadores All-Star; hubo una época en la que me despedían de equipos que no eran capaces de ganar ni 20 partidos”, ha explicado Livingston para Associated Press.

El espigado point guard es el claro ejemplo de jugador nómada por obligación. A sus 30 años ya ha jugado para nueve equipos NBA. En el Área de la Bahía le llegan de la mano, por fin, la estabilidad y el éxito.

“Ha estado enorme. No sólo ante Houston, sino durante todo el año”, ha reconocido su compañero de vestuario, Draymond Green. “Salir en lugar de Steph es diferente. Pero él ha estado increíble, siempre preparado, alguien que sabemos que puede anotar y cuidar la pelota encabezando nuestra ofensiva”.

El intento de ruborizarle a base de halagos continúa por medio de su entrenador. “Admiro a Shaun Livingston”, ha dicho . “Shaun ha tenido probablemente la peor lesión de rodilla que jamás he visto, que nadie ha visto en la historia de la NBA; casi le amputan la pierna. Pensar en como ha logrado volver, en todos sus años de rehabilitación. Eso me inspira. La gente olvida, pero si no hubiera sido por la lesión, Shaun apuntaba a tener una carrera de súper estrella”.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Spencer Hawes se perderá lo que resta de primera ronda

Sacramento quiere reunirse con Ettore Messina

Siguiente