Livingston reconoce que la retirada está cerca

Golden State puede culminar un ciclo maravilloso con su cuarto anillo en cinco temporadas. Stephen Curry, Klay Thompson, Draymond Green, Kevin Durant y este curso se ha sumado DeMarcus Cousins, actualmente lesionado y en la recta final de su recuperación.

Pero el conjunto de la Bahía Blanca de Oakland posee otros jugadores que no tienen tanto renombre, pero que son verdaderamente importantes, tales como los veteranos y .

“En muchos sentidos han sido los héroes olvidados de nuestro equipo en los últimos cuatro años”, admitió a Basketball Insiders.

Ambos son la columna vertebral de la segunda unidad y un auténtico dolor de cabeza para el rival, sobre todo en el balance defensivo, ya que pueden ocupar múltiples posiciones por su versatilidad y tamaño.

“Ambos representan mucho de lo que hemos conseguido en defensa. En eso pusimos unos 6 o 7 jugadores que podrían intercambiar posiciones. Y Shaun y Andre fueron dos de las principales razones para que siguiéramos con la misma estrategia”, explicó.

“Tengo que decir que he tenido mucha suerte de poder entrenarles, y de seguir haciéndolo. Todavía son una parte enorme de lo que hacemos, tanto dentro como fuera de la pista”, destacó el técnico.

Top 10 del Draft 2004

Tanto Livingston como Iguodala aterrizaron en la NBA en el año 2004, siendo escogidos por Los Angeles Clippers en la posición número 4 y por Philadelphia 76ers en la 9ª. Iguodala tuvo más suerte con las lesiones y pudo tener más regularidad en su carrera. Todo lo contrario que su compañero, que a punto estuvo de la retirada, y que ha tenido que luchar contra viento y marea para labrarse una meritoria carrera, pasando hasta por ocho franquicias antes de su desembarco en Golden State Warriors.

A sus 33 años y tras superar una gravísima lesión, el base ha reconocido que su final está cerca, quizás en un par de años, o quizás estire un poco más su futuro como jugador profesional.

“Honestamente, ¿quién sabe? ¿Un año? ¿Un par de años? Pero quiero decir que llegará más pronto que tarde”, admitió Livingston.

En 13 años como jugador NBA atesora 787 partidos oficiales con unos promedios de 6,4 puntos, 2,4 rebotes y 3,1 asistencias en 21 minutos sobre el parquet.

Tras superar unos años complicados en cuanto a lesiones en los Clippers, en 2007 llegó la tragedia cuando en una desafortunada acción se destrozó literalmente su pierna izquierda. Pero tras muchas horas de rehabilitación y sacrificio, en 2008 volvió a sentirse jugador y firmó con Miami Heat. Apenas fueron cuatro jornadas, pero ligó ese contrato con otro con Oklahoma City dónde jugó ocho partidos, y uno de ellos como titular.

“Mi objetivo era llegar a una posición en la que poder contribuir. Y para mí personalmente ese era mi único objetivo”, reconoció tras su recuperación.

“Quería seguir mejorando y estar en mejores equipos. Llegar a uno ganador, y sentía que algo hacía bien porque me querían”, agregó.

Tras varios cursos intercambiando acuerdos a corto plazo con los citados Thunder; Washington, Milwaukee y Charlotte, su parada en Brooklyn Nets fue vital para que pudiera alcanzar la gloria. En la rebautizada franquicia neoyorquina brilló a las órdenes de Jason Kidd como combo guard. Allí cosechó las mejores sensaciones de su carrera y le permitió en verano, ya como agente libre, firmar con los Warriors, donde hasta la fecha se ha alzado ganador de tres anillos de campeón.

“Estoy bastante orgulloso solo por el hecho de decir que pude seguir con mi carrera. No me rendí nunca”, destacó Livingston.

“Es solo algo que tengo metido en mi cabeza. Una parte de mi carácter. Nunca volveré a ser el tipo de jugador que fui. Se trata más sobre el tipo de persona que soy . Eso significa mucho más para mí que cualquier tipo de jugador que pueda ser”, reconoció.

Centrado en el presente

Obviando que le deparará su futuro en la NBA, ha querido centrarse en el presente, y concretamente en el rendimiento del equipo. Últimamente se ha hablado más sobre los problemas extradeportivos que sobre la mejoría iniciada con la vuelta de Stephen Curry.

Golden State Warriors ahora mismo atesora un récord de 18-9, siendo 2º en la Conferencia Oeste y con tres victorias seguidas. Especialmente sonora ha sido su último triunfo ante Milwaukee Bucks, dejándoles en la peor anotación del curso con apenas 95 tantos.

“Mantener el lenguaje corporal de los muchachos. Mantener su espíritu correcto. Eso es lo más importante”, reconoció.

“Creo que es nuestra defensa donde proviene toda esa energía y esfuerzo. Creo que tenemos un grupo muy bueno. Y parte de eso es que somos un poco más jóvenes… Pero todo se trata de energía y esfuerzo, y a veces, en la temporada regular con 82 partidos, eso te atrapa”, explicó.

(Fotografía de portada: Gene Sweeney Jr./Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Wade aconseja a su hijo tomar ejemplo de Rose

Joel Embiid, frustrado desde la llegada de Butler

Siguiente