Llegó el final para la racha de siete triunfos seguidos de los Nets


Vayámonos directamente al último cuarto, que fue donde se cocieron realmente las habas. Los Pacers parecía que estaban un pequeño escalón por encima en cuanto a sensaciones, con ligeras ventajas en el marcador que podían romperse en cualquier momento y dar por finalizado el partido. En frente, los Nets, con su público delante, y con muchas ganas de vender muy cara su derrota. 

No es para menos. Los de Kenny Atkinson, que acabó siendo expulsado en un arrebato de cabreo y enfado con los árbitros cuando quedaban menos de dos minutos por disputarse, llevaban acumuladas siete victorias de forma consecutiva. En un equipo como el neoyorkino, hablar de una racha así es hablar de palabras mayores. 

Cuando los de Indiana apretaban para cerrar el marcador, volvían a aparecer los Nets, hasta igualar la contienda en diferentes partes de esos últimos minutos del 4Q. Un voluntarioso Spencer Dinwiddie le puso más ganas que acierto, pero no dejó de intentarlo. El que sí estuvo peleón fue Rodions Kurucs, que ya no es que anotara 26 puntos para los suyos, sino que supo tomar responsabilidades y acometer triples cuando ya la situación invitaba a meter canasta o irse para los vestuarios con la derrota en el zurrón.

“Kurucs está sabiendo aprovechar sus minutos. Se está ganando su tiempo en pista. La verdad es que su rendimiento está siendo una gran sorpresa para un chico de 20 años”, esgrimió Atkinson sobre su rookie.

Acierto infinito para Oladipo

La victoria de los Pacers no se entiende sin ver el último cuarto que se marcó el señor Oladipo. Decidió que, por mucha oposición que pusieran los Nets, él iba a conducir a su equipo hacia el triunfo final y, para ello, acertó cada tiro que tuvo en sus manos. 14 de sus 26 puntos totales fueron realizados en los doce últimos minutos, con especial tino en los seis minutos finales.

“En la NBA tienes que dejar atrás los fallos anteriores si quieres ser un buen jugador. Puedes perder un partido. Puedes perder dos, tres. Pero lo que importa es que sepas responder de cara al siguiente. Siempre hay un partido nuevo por jugarse, es un nuevo día. Lo que hay que hacer es aprender de los partidos pasados e intentar aplicar ese aprendizaje en el siguiente”, recitó el mismo Oladipo al finalizar el choque.

El playmaker de Indiana estuvo bien secundado por Bojan Bogdanovic y sus 17 puntos – importante un triple suyo a falta de poco más de un minuto –, así como un Domantas Sabonis que terminaría con otros 17 tantos.

“Siempre hay que darse cuenta de lo que ha pasado tras dos derrotas. Esta noche hemos sabido hacer justamente eso”, comentó Nate McMillan, entrenador de los visitantes.

Más allá de la derrota, los Nets siguen transmitiendo una unión colectiva, seguida de notables actuaciones personales de alguno de sus jugadores, que les ha servido para salir del bache posterior a la lesión de Caris LeVert; y por otro lado, les ha granjeado la capacidad de aprender a saber competir, no importa el rival. Eso es algo que tenían guardado dentro, pero que no habían podido exponer al exterior. Y mucho mérito de ello lo tiene Atkinson.  

(Fotografía de portada de Matthew Stockman/Getty Images).


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.