Los 76ers barren a Miami en la segunda mitad

The Process sigue viento en popa. El primer partido de los en uno playoffs desde el año 2012 se saldó de la mejor manera posible para los intereses de Philadelphia. Ganaron a Miami (130-103) en un resultado algo, no del todo, engañoso. Porque no se trató de una velada completamente plácida para los chicos de , quien debutaba como entrenador jefe en unos playoffs.

Los 76ers construyen en la segunda mitad

Lo cierto es que además de técnico, estos jóvenes Sixers tenían un buen número de jugadores novatos en estas lides de las eliminatorias por el anillo. Quizá esa inexperiencia pasó factura en los primeros 24 minutos, más o menos el tiempo que resistieron los , el tiempo que tuvo Miami para dominar el partido y soñar con el 0-1. Al descanso la cosa iba bien para los de Florida, 56-60 y toda la segunda mitad por delante para convertir lo que era por entonces un susto en disgusto final para los locales.

Sin embargo, la vuelta de los vestuarios enseñó a los mejores 76ers posibles. Miami se desplomó en defensa y en cuarto y medio recibió un parcial de 53-27 que les mandó definitivamente a la lona. El triunfo de Philadelphia ya estaba fraguado, en una segunda parte de locura, aplastante. Al término del tercer cuarto, 90-78, pero lejos de aflojar, siguieron y siguieron los Sixers buscando el aniquilamiento enemigo. Terminaron con un 40-25 en el último cuarto y ese definitivo 130-103 que más allá del 1-0 que supone marca un mensaje muy claro: el peaje del estreno en playoffs duró apenas 20 minutos para los jóvenes integrantes de los Sixers.

Redick, Simmons, Belinelli, Ilyasova…

En verano de 2017 dejaba los Clippers y se enrolaba en los Sixers porque, como luego explicaría él, consideraba que el proyecto angelino estaba caduco, agotado, y que en Philadelphia se abría una nueva era. Madera veterana necesitaban los 76ers, que la encontraron en la figura de un Redick quien firmó contra Miami 28 puntos, máximo anotador de la contienda.

Claro que su trabajo quedaría incompleto e insuficiente si no estuviera respaldado por un excelente , quien rozó el triple-doble en su puesta de largo en los playoffs: 17 puntos, 9 rebotes, 14 asistencias (segunda mejor marca para un debutante en playoffs, solo superada por las 16 de Magic Johnson) y 2 robos. En la segunda unidad, la citada materia veterana lució en las figuras de Ersan Ilyasova y de Marco Belinelli, las dos incorporaciones de los 76ers en el mercado invernal, un éxito en toda regla. Ayer, el turco hizo doble-doble, con 17 puntos y 14 rebotes, y el italiano se dedicó a lo que sabe, que es anotar y anotar, con 25 tantos y 4/7 en triples. En Miamio, el mejor, , 26 puntos desde el banquillo, nada sorprendente en una pieza revalorizada este curso en Miami.

Los 76ers, que si contamos la racha de la Temporada Regular suman 17 victorias seguidas ya, golpean primero, sellan el 1-0 y miran al futuro cargados de razones para el optimismo. Sin son capaces de caminar tan bien en un partido de playoffs, de reaccionar de esa manera contra Miami, de qué no serán cuando llegue la pieza que falta, Joel Embiid, cuyo regreso podría decantar definitivamente la balanza para el lado de Philaldephia en esta serie que vivirá su segundo episodio este lunes.