Los 76ers brillan ante unos Nets sin Durant e Irving


Los 76ers aprovecharon las bajas de los Nets para continuar reafirmándose en el liderato de la Conferencia Este. Con Kevin Durant en cuarentena por rastreo de contactos y Kyrie Irving ausente por un esguince en un dedo, los de Steve Nash no fueron capaces de aguantar el ritmo de Philadelphia, que se llevó el encuentro por 124-108 tras una gran segunda mitad.

De hecho, Brooklyn logró que el partido se moviese en términos muy parejos durante muchos minutos, pero un parcial de 20-4 en el tercer cuarto catapultó a los locales a la victoria. El choque, empatado justo antes de dicho parcial, se rompió por completo, y la distancia creció algo más en el último cuarto y llegó a ser de 19 puntos. Los de Doc Rivers, muy serios, no dejaron que su ventaja se recortase en exceso, permitiéndose cerrar con cierta comodidad el duelo y llevándose la victoria sin demasiados sobresaltos.

Joel Embiid, con 33 tantos y 9 rebotes fue el mejor del partido, y castigó con frecuencia la débil defensa interior de los Nets, que en muchas ocasiones no tuvieron más opción que hacerle falta y enviarlo a la línea de personal, desde donde lanzó 14 veces. Si bien el camerunés abusó en exceso (y sin acierto) del tiro exterior (1/7), cuajó una gran actuación y fue el gran artífice de la victoria. Tobias Harris le siguió en anotación con 21 puntos, y aportó además 12 rebotes y 6 asistencias para añadir otra gran noche a su temporada.

Ben Simmons no sumó tantos puntos, pero eso no le impidió brillar y firmar un partido completo en los dos lados de la cancha. Con 16 tantos, 12 rebotes, 8 asistencias y 3 robos, el australiano fue fundamental para derrotar a los Nets, y reafirmó sus capacidades y sus numerosas virtudes ante el jugador por el que muchos aficionados consideraban que debía haber sido traspaso.

Precisamente James Harden se encargó de comandar a Brooklyn en la ofensiva, y lo hizo anotando 26 puntos y repartiendo 10 asistencias. El ex de los Rockets ejerció de base en ausencia de Irving, a quien echó en falta tanto por sus capacidades anotadores como de generación de situaciones para el resto. James no estuvo completamente solo a la hora de producir canastas, pues hombres como Landry Shamet o Joe Harris, con 22 y 14 tantos respectivamente, tuvieron una aportación destacable, pero las limitaciones de la plantilla más allá de sus tres superestrellas se hicieron notar e impidieron que los neoyorquinos llegaran al final con opciones.

(Fotografía de portada: Tim Nwachukwu/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.