Los aficionados de Miami abandonaron a su equipo en el sexto partido

Tremenda polémica la que se ha suscitado en Estados Unidos tras el sexto partido de las Finales de la NBA.



Antes de terminar el partido entre y , miles de aficionados de Miami – unos 2.000 según diversas fuentes – abandonaron sus localidades para salir del pabellón antes de tiempo y así evitar el tráfico. Su equipo perdía de 5 puntos a falta de poco menos de 30 segundos y no querían ver el final del encuentro:

Lo que sucedió después que los Heat realizaron una increíble remontada, empataron el partido a falta de 5 segundos gracias a un triple de Ray Allen y forzaron la prórroga obteniendo lo que parecía una victoria imposible.

Muchos de los aficionados que se habían marchado oyeron que la remontada se estaba produciendo y trataron de regresar a su asiento. Sin embargo la normativa NBA impide volver a entrar al pabellón si lo has abandonado, por lo que se produjeron diversos incidentes en los accesos del American Airlines Arena que requirieron la presencia de la policía, pues aficionados borrachos y fuera de sí trataron de forzar la situación hasta límites peligrosos.

Este suceso cobró fuerza durante el miércoles, siendo noticia en muchos medios norteamericanos. El revuelo mediático creció aún más cuando lanzó un mensaje claro a aquellos aficionados que les habían dado la espalda:

“Para todos aquellos que os fuisteis, aseguraos de no volver para el séptimo partido”, dijo Bosh. “Sólo queremos a la gente que va a estar en el pabellón todo el partido. Nunca hay que rendirse. La gente nos dio la espalda. Pueden quedarse donde están y ver el partido desde sus casas”.