Los Bucks resisten el recital de Kemba Walker y se imponen a unos combativos Celtics

La marcha imperial de los Milwaukee por la presente temporada regular contó anoche con un nuevo episodio. Los de Budenholzer lograron su victoria número 37 tras imponerse por 128-123 a los , que ofrecieron una de sus versiones más aguerridas pero que no pudieron culminar con un triunfo lo que habría sido una machada de grandes proporciones. Y es que, lo que a ratos fue una paliza, acabó convirtiéndose en un duelo de lo más parejo, aunque no lo suficiente como para derrocar a los de Wisconsin en su propio feudo.

No era una jornada fácil de afrontar para los de Stevens, que venían de caer de forma clara ante los Pistons en la primera noche del back to back y no podían contar con Jaylen Brown, que sufrió una torcedura de tobillo precisamente ante los de Detroit. Estos malos augurios no tardaron en verse reflejados sobre la pista, pues los de Massachusetts fueron barridos por los Bucks sin oponer apenas resistencia, y la diferencia de puntos entre ambos no hacía sino crecer de forma alarmante. La defensa del triple y de las transiciones brilló por su ausencia en Boston, y Milwaukee, que salió dispuesto a aplastar a quien tuviera delante, lo aprovechó para colocarse 27 tantos arriba mediado el segundo cuarto (58-31).

Fue especialmente notable el nivel de acierto de los locales en el tiro exterior durante este tramo. Si bien es cierto que pocos de ellos estuvieron lo suficientemente bien defendidos, esto no resta mérito al hecho de que los de Budenholzer convirtieran 13 de sus primeros 15 intentos desde el triple, dato que les llevó en volandas en una primera parte en la que se fueron hasta los 76 puntos. Esta fue de hecho la cantidad de puntos más alta encajada por los Celtics en una primera mitad desde 2005, cuando recibieron 78 también en Milwaukee.

Walker Pride

No obstante, en un segundo cuarto desastroso a todas luces, Boston encontró en un halo de esperanza al que aferrarse. El base, que no había anotado en todo el primer periodo, se fue hasta los 24 puntos en el segundo, y se encargó a base de triples y penetraciones de dejar a los suyos con algo de vida al descanso (76-58) y evitar lo que habría sido una paliza indigna. Esto, que podría haber sido meramente anecdótico si nadie más hubiese reaccionado, acabó siendo determinante, ya que poco a poco hombres como y (24 y 12 tantos) irían uniéndose a él y los visitantes terminarían entrando en el partido.

El ex de los Hornets acabó finalmente con 40 puntos y 11 rebotes, y fue el responsable prácticamente en solitario de que el cuadro de Stevens llegase al final con alguna opción. La distancia no tardó en bajar de los dobles dígitos, y pese a que la reacción de la segunda unidad de los Bucks encabezada por y , autores de 19 y 13 tantos respectivamente, parecía reabrir la brecha de forma definitiva, Boston no volvería a irse del partido. Pese a tener que remar constantemente a contracorriente, los visitantes llegaron a colocarse solo 4 abajo (127-123), y aunque lo hicieron ya sin tiempo suficiente para culminar la remontada volvieron a evidenciar que rendirse no es una palabra que entre en su vocabulario.

De hecho, si nunca llegaron a acercarse más fue debido a que lo impidió por todos los medios. El griego, pese a tener una noche no muy precisa desde el tiro libre (10/20), no se cansó de buscar el aro y de forzar canastas o faltas en vista de que el acierto exterior de sus compañeros había desaparecido por completo, y fue poco a poco sumando lo suficiente para sostener a los suyos en sus tramos de crisis. El vigente MVP terminó con 32 puntos, 17 rebotes y 7 asistencias, y se aseguró de que los Bucks se mantuvieran por delante de principio a fin pese a las constantes rebeliones de los verdes.

(Fotografía de portada: Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

DeAndre Ayton brilla en una contundente victoria ante los Knicks

Denver remonta 19 puntos en el Chase Center y se impone a los Warriors en la prórroga

Siguiente