Los Bucks se imponen a los líderes del Este

Cada uno con sus argumentos y sus temores. Los Toronto quieren seguir disfrutando de alzar la vista y no ver absolutamente nada ni nadie por encima. Mola ser líderes en solitario. Los Milwaukee , por su parte, son conscientes de que despistarse es un error, que ser sextos no garantiza nada, y que los Pistons (novenos) apretarán. Por todo ello, el Air Canada Centre, acogió un partidazo.

El triunfo sonrió finalmente a los visitantes (122-119), cortando así una racha de siete triunfos consecutivos del conjunto canadiense. Los 12 puntos con los que aventajaron a los Raptors en el segundo cuarto (42-28) les eran devueltos en el último (14-22).

“Última” posesión: sideral Valanciunas

A falta de tres segundos del tiempo reglamentario y dos puntos abajo, Dwane Casey diseñó una jugada maestra que nadie esperó. DeRozan y Lowry estaban en pista, pero fue el pívot Jonas Valanciunas quien recibió el pase de banda, amagó con devolverlo, y ese amago, convertido en finta, le permitió embestir hacia el interior y pulverizar el aro con un mate sobre la bocina.

Líderes haciendo de líderes

Todo el partido fue un toma y daca, acaudillado en cada bando por su jugador All-Star titular.

cerró la noche con 33 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias. Enfrente, firmó una hoja de 26 tantos, 12 rebotes y 6 asistencias, explotando el jump shot desde media distancia con una seguridad y solvencia pocas veces vistas hasta ahora.

“No les habíamos ganado en los últimos tiempos, por lo que esta victoria sienta particularmente bien. Son un gran equipo”, decía el heleno al término del choque.

“Ha sido una gran prueba y una gran victoria”, añadió Middleton, autor de 21 puntos. “Este es el mejor equipo del Este y hemos demostrado que podemos ganarles”.

¿Viejo o veterano?

Hubo hasta seis jugadores en los Bucks que superaron la barrera de los dos dígitos en anotación. Ninguno de ellos fue Jabari Parker, quien se quedó en ocho tantos. Pero uno fue , quien a sus cuarenta años fue uno de los cinco miembros de los Bucks en quienes confió Joe Prunty para que ganaran el partido en la prórroga. La muñeca de Jet se había despertado sedosa y calibrada; su 4/5 en triples lo atestigua, uno de ellos crucial, en dicho tiempo  añadido.

A pesar de la derrota, los Raptors se mantienen como el mejor equipo de la NBA en casa, con un balance de 24-5. “Es bueno sufrir una derrota como esta”, reflexionaba Lowry. “Es una forma de volver a concentrarnos. Podemos ser vencidos por cualquiera en cualquier noche, por lo que tenemos que salir ahí y jugar duro todas las noches”.

El dato: los banquillos

Ambos entrenadores no escatimaron a la hora de usar su arsenal. Casey se ha caracterizado por ser un técnico de rotaciones cortas toda su carrera, vicio o defecto que está corrigiendo este año. Puntry sacó a escena a 10 jugadores, pero con el testimonial minutaje de Kilpatrick (5 minutos) fueron nueve los que se repartieron el pastel. 42 puntos sumaron entre sus suplentes.

En el caso de Casey sí que fueron diez (Siakam, Miles, Poeltl, VanVleet, Wright) todos ellos relevantes anoche en tiempo de juego. 41 tantos añadieron al marcador de los Raptors.

Llegar a los playoffs con ventaja de campo es un factor importante. Igual o más, es alcanzarlos con las piernas de tus mejores jugadores en estado ligero.