Los Bucks se llevan el duelo ante los Lakers y lideran la NBA en solitario


El ansiado choque entre los flamantes líderes de Este y Oeste llegó por fin. Bucks y Lakers se medían en un encuentro que determinaría quién se coronaría como líder en solitario de la NBA, honor que fue para los de Milwaukee después de que se impusieran por 111-104. El cuadro de Budenholzer alcanzó de esta forma las 25 victorias, y sigue sin ceder dos derrotas consecutivas como local desde que el técnico está al frente del equipo.

Pese a la escasa distancia que refleja el marcador final, lo cierto es que el partido nunca llegó a estar del todo parejo. Un gran segundo cuarto situó a los locales con una amplia ventaja, y desde ahí en adelante lo que se vivió fue una lucha constante de los angelinos por reengancharse al choque que no llegó a fructiferar. El empeño de los de Vogel sin duda dignificó su derrota, pero los de Wisconsin nunca llegaron a sentir su aliento lo suficientemente cerca de la nuca como para empezar a temer seriamente por el triunfo.

Modo apisonadora

Fue en la primera mitad donde los Bucks forjaron gran parte de su victoria. Desde el salto inicial, su agresividad defensiva fue una pesadilla para los jugadores californianos, que sufrían para encontrar una ventaja y se veían rodeados cada vez que se internaban en la maraña defensiva planteada por Budenholzer. De hecho, los Lakers fueron incapaces de anotar más de 17 puntos en el primer cuarto, su cifra más baja de lo que va de curso, aunque lo peor para ellos estaba aún por venir.

Tras 12 minutos de exhibición defensiva, Milwaukee decidió centrar sus esfuerzos en el otro lado de la pista y sacar a relucir su versión más arrolladora en ataque. Hasta 42 puntos sumaron los locales en el segundo periodo, en el que de la mano de Giannis Antetokounmpo y George Hill lograron su máxima ventaja (49-28) y dieron por momentos la sensación de poder acabar con el duelo por la vía rápida como hicieron ante los Clippers hace no mucho. No obstante, el equipo de Los Ángeles que estaba en frente no estaba dispuesto a caer con tanta facilidad.

El despertar de Davis

El arranque del tercer cuarto supuso la llegada al partido de Anthony Davis, que había estado bastante maniatado durante los primeros dos cuartos pero que fue claramente de menos a más hasta acabar siendo de forma indiscutible el mejor de los suyos. El ala-pívot, que anotó 28 de sus 36 puntos en la segunda mitad, comandó la reacción de los visitantes, que aprovecharon los problemas de faltas de Giannis y Middleton para sentirse cada vez más cómodos y empezar a reducir poco a poco las distancias.

Con LeBron en el rol de playmaker, Davis en su versión dominante y Danny Green presumiendo de acierto exterior, los Lakers comenzaron a funcionar y los puntos fueron cayendo. Sin embargo, los Bucks presumieron de profundidad en sus momentos de crisis, y con sus estrellas en el banquillo fue George Hill, autor de 21 puntos, quien tiró deun quinteto formado por los hombres de rotación pero que capeó de forma notable el temporal. Lo que pudo ser un enorme punto de inflexión para los de Vogel no llegó a ser tal, aunque sí les permitió meterse en el choque tras bajar de los dos dígitos de distancia en la última acción del cuarto (89-81).

Con la muñeca preparada

Pese a los esfuerzos angelinos, una vez que Giannis volvió a la cancha Milwaukee volvió a imponerse y logró estabilizar la distancia en torno a los 10 tantos. El griego, que terminó con 34 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias, apareció para apagar cualquier intento de remontada, firmando así una actuación descomunal en la que sacó a relucir un arma que le había resultado poco fiable hasta ahora: el triple. Antetokounmpo convirtió 5 tiros de tres, su récord personal en la NBA, en solo 8 intentos, demostrando que sus horas de entrenamiento han dado sus frutos, pues en el mes de diciembre está lanzando desde el perímetro con una efectividad del 44,6% (21/47).

Esto dejó sin premio el gran partido de Davis, que se movió en cifras similares al heleno y acabó con 36 tantos, 10 rebotes, 5 asistencias y 3 tapones. LeBron James, por su parte, firmó su sexto triple-doble de la temporada tras acabar con 21 puntos, 12 capturas y 11 asistencias, aunque estuvo un tanto gris en las labores anotadores, especialmente en el tramo final, donde cometió dos pérdidas que dejaron el encuentro visto para sentencia. Danny Green alcanzó también los 21 puntos, en su caso tras anotar 7 de los 12 triples que intentó.

(Fotografía de portada: Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.