Los Bucks y Antetokounmpo mantienen el pulso en el Este

Milwaukee suma y sigue.  Los Bucks se han impuesto a los Bulls por un resultado de 124-115 en un partido en el que suplieron el aciago acierto en el triple con un inquebrantable dominio de la zona.

Era esperable. O, cuanto menos, predecible. Sin Khris Middleton –de baja entre tres y cuatro semanas por una lesión en la pierna izquierda– los Bucks se vieron privados de su gran referente exterior y sufrieron para encontrar un ritmo constante de anotación. Solo seis triples anotados –en 33 intentos– que tuvieron como contrapartida los 47 tiros libres intentados. Quien no faltó a la cita fue Giannis Antetokounmpo, nuevamente vital en el triunfo de su equipo con un doble-doble de 38 puntos y 16 rebotes.

El partido arrancó con un intercambio de golpes muy bien diferenciado en cuanto a formato y estilo. Los Bulls aprovecharon las seis pérdidas de los Bucks para sumar al contraataque, mientras Zach LaVine –25 puntos y 7 asistencias– y el emergente Coby White –26 puntos– hacían daño también desde el exterior. Un triple que se le resistía a los locales y que obligó a los Bucks a hacinar su juego alrededor de Antetokounmpo.

El propio White ‘se calentaría’ en un segundo cuarto en el que anotaría trece puntos. Los de Mike Budenholzer no hallaban antídoto para las rápidas transiciones de los Bulls. Ni tampoco para descongestionar un ataque que abusaba sin resultado del triple y que no encontraba fiabilidad más allá del griego y de Eric Bledsoe.

Ambos intensificaron sus esfuerzos en la segunda mitad para sobreponerse a la ineficacia exterior y las excesivas pérdidas de balón. Con seis puntos consecutivos, los Bucks empataron el partido a poco menos de siete minutos para el final del tercer y cuarto y, posteriormente, un parcial de 15-4 les permitió acometer el último periodo con una ligera ventaja.

Los Bulls apelaron a los puntos de LaVine, White y Carter Jr. para aferrarse el partido pero fue insuficiente. Nadar para ahogarse en la orilla. Aún así, los locales tuvieron que emplearse a fondo y no fue hasta poco más de un minuto para el final cuando Eric Bledsoe trajo la calma definitiva con dos acciones consecutivas en la pintura que aseguraron la victoria.

Las lesiones no son excusa

Si bien la lesión de Middleton ha supuesto un nuevo paradigma a resolver, Mike Budenholzer ha querido cerrar cualquier tipo de debate o victimismo. El técnico apeló a la diversidad de alternativas de las que dispone actualmente y su profundo fondo de armario.

“Podemos tomar muchas direcciones diferentes”, declaró el entrenador antes del partido. “Muchos de nuestros jugadores han jugado juntos y ganado partidos. Es un buen grupo para que se mezcle”.

Donte DiVincenzo fue el encargado de suplir la primera ausencia de Middleton tras su lesión en el quinteto inicial. Su aporte fue de tan solo cuatro puntos, pero Budenholzer tampoco halló respuesta en un banquillo que apenas aportó 23 tantos de forma conjunta.

El calendario, al menos, estará de su parte. Este sábado los Bucks inician una pequeña gira de tres partidos lejos del Fiserv Forum para, posteriormente, jugar tan solo cuatro encuentros como visitantes de los 16 que disputarán entre el 21 de noviembre y el 21 de diciembre.

Un Giannis de otra época

Antetokounmpo va lanzado directamente hacia su segundo MVP de la temporada consecutivo. El griego encadena seis partidos consecutivos sumando, al menos, 30 puntos, un registro que no se presenciaba en Milwaukee desde 1978, cuando Marques Johnson lo logró en el mes de octubre.

Eso sí, el récord absoluto con los Bucks –que se tenga constancia– está en manos de una de las grandes leyendas de la NBA. En 1972, Kareem Abdul-Jabbar encadenó 16 partidos de 30 o más puntos. Un dato cuya grandeza se acrecienta si tenemos en cuenta que lo logró con un promedio anotador de 40 tantos por velada.

(Fotografía de portada de Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Kristaps Porzingis pierde en su regreso a Nueva York

Siguiente