Los Bulls respaldan la labor de Jim Boylen: “Está haciendo las cosas bien”

sustituyó a al frente de los el pasado 3 de diciembre. Su papel como entrenador jefe de Chicago no ha sido ni es sencillo, pero desde el primer día en el cargo, la franquicia quiso dejar claro que su cargo no era interino, como quedó patente luego con la extensión de su contrato para la 2019-20. John Paxson, vicepresidente de los , redobló la apuesta esta semana con unas declaraciones de apoyo al trabajo de su entrenador. “Está haciendo las cosas bien”, apuntó, en declaraciones recogidas por K.C. Johnson, para Chicago Tribune.

“Estamos trabajando bien juntos. Nuestros objetivos son los mismos. Desde nuestro sitio, él lanza el mensaje correcto a nuestros jugadores. Y eso es lo que esperamos. Estamos en un buen punto. Está tratando de que entiendan lo que es ser profesionales, lo que es jugar y entrenar duro cada día”.

Boylen, 7-23 al frente de los Bulls, vio cómo al tercer partido en su puesto, los Celtics les asestaban una durísima paliza de 56 puntos de diferencia que fue sucedida de un motín interno en el vestuario, descontentos algunos veteranos con los sistemas de entrenamiento del preparador así como con las rotaciones establecidas.

Boylen recondujo, más o menos, la situación, nombrando una especie de grupo de liderazgo, más habitual en deportes como el fútbol americano, para que el vestuario se relacionara con el cuerpo técnico.

Malos resultados deportivos y tensión con LaVine

Para Paxson, la continuidad de Boylen no es una cuestión de “dinero”, pero lo cierto es que si no siguiera en la 2019-20, los Bulls tendrían que pagarle el contrato por ese curso, más el de Hoiberg.

Los Bulls viven en las profundidades del Este, se han quitado de encima a Cameron Payne, a Jabari Parker, fracaso de operación que no ha durado ni media temporada, a Bobby Portis, a Justin Holiday y presumiblemente pueden prescindir en las próximas fechas de Robin Lopez. A cambio, en la iniciada reconstrucción, han recibido por Portis y Parker a Otto Porter Jr.

En esos planes de futuro, la pieza intocable es , uno de los mayores problemas que ha tenido Boylen en estos meses, puesto que el jugador no ha criticado directamente al técnico, pero ha mostrado su malestar por cómo van las cosas deportivas en los Bulls y que se resumen en 16 de los últimos 18 partidos saldados con derrota y 9 de ellos de forma seguida en casa, igualando la peor marca de siempre de la franquicia.

“Zach es un jugador con un talento increíble. Jim es un entrenador y una persona increíblemente competitiva. Necesitamos a Zach. Tiene una habilidad única para anotar. La relación entrenador-jugador puede ser difícil en cualquier nivel. Jugué para el mejor entrenador de todos los tiempos (Phil Jackson) y a veces las relaciones con los jugadores no siempre fueron fáciles. Eso no quiere decir que haya algo entre Zach y Jim”, señala Paxson.

(Fotografía de portada: Sarah Stier/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Cuatro victorias seguidas para Indiana Pacers

Los Celtics traspasan a Jabari Bird a los Hawks para liberar un puesto en la plantilla

Siguiente