Los Bulls toman aire a costa de los Kings

Urgía una victoria para cerrar su pequeña gira de tres partidos lejos de Chicago con una pequeña nota positiva. Y parecía que esta iba a terminar por llegar de manera plácida después de lograr una ventaja de casi veinte puntos al inicio del tercer cuarto. Esta se reduciría hasta los trece al comienzo del último periodo, momento en el que los Bulls volvieron a colapsar y a punto estuvieron de tirar por la borda todo el esfuerzo realizado ante el empuje de unos Kings igual de inconsistentes.

Afortunadamente para sus intereses, los Bulls finalmente pudieron amarrar la victoria (113-106) gracias a unos buenos minutos de Zach LaVine –28 puntos, incluido un triple vital a un minuto para el final– y Lauri Markkanen –20 puntos y 7 rebotes– para cerrar el encuentro. Es la primera vez en el presente curso que ambos jugadores alcanzan la veintena de puntos en el mismo choque. Entre los dos, además, sumaron los mismos triples (9) que el combinado de toda la plantilla de los Kings, quienes volvieron a acusar las ausencias de Fox y Bagley III.

Sin embargo, fueron los locales los que golpearon primero. Los de Luke Walton lograban desarmar la agresiva defensa de su rival con un inteligente y eficaz movimiento de balón que les permitía encontrar el hombre liberado y atacar la pintura con Richaun Holmes –20 puntos y 9 rebotes– ratificando su notable estado de forma. El partido dio un auténtico vuelco con la entrada de la segunda unidad. La ventaja de once puntos obtenida a merced de un inspirado Buddy Hield –26 puntos– fue respondida con un parcial de 36-8 –y un acierto del 65% en el segundo cuarto– en un tramo de aproximadamente doce minutos iniciado con la irrupción de Coby White y Thad Young. Los Kings lograron finalmente detener la sangría pero no pudieron evitar irse al descanso con una desventaja de once puntos.

Los Jim Boylen mantuvieron este frenético acierto en los primeros compases de la segunda mitad, rozando los veinte puntos de diferencia y amenazando con romper definitivamente el encuentro. Con todo el trabajo hecho, sin embargo, los Bulls dieron paso a su peor versión. La ofensiva dejó de carburar, viviendo únicamente del lanzamiento exterior, y poco a poco los Kings fueron reduciendo la ventaja. No fue hasta la mitad del último periodo cuando los Bulls implosionaron completamente, protagonizando malas decisiones ofensiva una tras otra y llenando su saco particular de pérdidas de balón. Buddy Hield, Richaun Holmes y Harrison Barnes –16 puntos– castigaban las endebles líneas defensivas visitantes. Sin embargo, a los de California les faltó tiempo para completar la rebelión y entre LaVine y Markkanen se encargaron de neutralizar la remontada local.

Los Bulls ahora tienen dos partidos relativamente factibles en casa contra Grizzlies y Warriors esta semana. Dos duelos ante rivales de la zona baja de la tabla que se presentan vitales si en la Ciudad del Viento pretenden cambiar las cosas.

Buddy Hield y Luke Walton lamentan la oportunidad perdida

El partido fue un auténtico vaivén de golpes, alternativas y dilatados parciales. Los Kings comenzaron el partido con una renta favorable de once puntos que terminó por convertirse en una diferencia en contra cercana los veinte tantos. En el último cuarto, los de Luke Walton firmaron una gran remontada y a punto estuvieron de llevarse la victoria. Un triple de Harrison Barnes ponía a los Kings a tan solo dos puntos con poco más de tres minutos por jugarse, aunque terminarían claudicando.

“Bueno, por eso seguimos predicando que un partido dura 48 minutos”, afirmó Walton tras el encuentro. “Hicimos un buen trabajo al inicio. Estábamos jugando bien, ganando tres de los cuatro cuartos, pero no lo suficiente como para ganar el partido. No hicimos lo suficiente.”

Más tajante y autocrítico fue Buddy Hield, máximo anotador en pista de los Kings. “Los tomamos a la ligera. No los respetamos lo suficiente. No puedes tomar a ningún equipo a la ligera. Este es un partido que deberíamos haber ganado”, sentenció el escolta.

(Fotografía de portada de Stacy Revere/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

El oasis de los Jazz