Los Celtics extienden a diez su racha de victorias

Suma y sigue para los Boston . El cuadro de Brad Stevens sigue sin conocer la derrota desde el tropiezo en la jornada inaugural, y tras salir victorioso del Chase Center por 100-105 mantiene su condición de líder de la Conferencia Este con un balance de 10-1. En vista de cómo venían los de Massachusetts y de cómo estaban los Warriors era difícil esperar otro resultado, pero lo cierto es que los de Kerr estuvieron muy cerca de dar la campanada en un choque que volvió a depararles malas noticias más allá de lo meramente deportivo.

Contra los elementos

Si algo puede salir mal, saldrá como le están saliendo las cosas a Golden State este año. Si las bajas no eran ya lo suficientemente notables, los de la Bahía tuvieron que ver cómo D’Angelo Russell abandonaba la pista con el dedo pulgar dislocado para poco después conocer que Eric Pashcall, cuyo rendimiento está siendo la sorpresa agradable del año, había sufrido un serio golpe en su mano derecha. Según el propio jugador, una radiografía realizada tras el choque descartó una rotura, pero se someterá mañana a una resonancia para valorar el alcance de la dolencia.

Con todo, la fatídica noche estuvo a punto de saldarse con un triunfo ante el equipo más en forma de la NBA. Los Warriors dejaron claras sus intenciones con un gran arranque, en el que el buen hacer de Russell les hizo colocarse 15 arriba (29-14) y poner a Boston sobre aviso. El base anotó en este periodo 10 de los 12 puntos con los que terminó, a los que añadió 7 asistencias antes de marcharse a vestuarios, números que manchó de forma notable al perder 9 balones.

Superado el susto inicial, los Celtics lograron entrar en el partido e ir imponiendo la lógica en el marcador, pero con la llegada del último cuarto los locales volvieron a poner en jaque la racha de los de Stevens. Una canasta de Cauley-Stein colocó el marcador 97-92 con menos de tres minutos por jugarse, lo que obligaba a los visitantes a remontar para salir victoriosos de una de las canchas menos complicadas de este tramo de campeonato.

Tatum y Kemba al rescate

Fue en este momento cuando más se notó la ausencia de estrellas en una plantilla que hasta hace poco iba sobrada de ellas. A falta de mejores opciones, los californianos fiaron su ofensiva en el tramo final a , que pese a terminar con 20 puntos en su haber dista de ser un hombre a quien se pueda considerar un seguro de vida en estas situaciones. Quien sí acostumbra a serlo es , quien primero con un triple que redujo las distancias y luego con una canasta que las amplió a cinco puntos (97-102) asestó dos duras estocadas en el ánimo local y dejó el partido visto para sentencia. Entre ambas acciones, un tiro libre de Theis y dos canastas de dieron la vuelta al choque, estableciendo un parcial de 0-10 en dos minutos que valió un nuevo triunfo verde.

Los mencionados Tatum y Walker, con 24 y 20 puntos respectivamente, volvieron a conformar un trío letal junto a , quien en este caso terminó con 22 tantos. Llegó también a los dobles dígitos Marcus Smart con 15, todos ellos logrados desde el triple, algo no demasiado habitual que ejemplifica el momento tan dulce que vive el equipo.

En Golden State, además de los 20 puntos de Burks, destacaron los 16 de Pashcall y el doble-doble de 11 tantos y 11 rebotes de Draymond Green. Con esta derrota, la sexta consecutiva, la franquicia igualó su peor racha desde el año 2013, y está firmando su peor arranque de temporada del siglo XXI. Lo peor para ellos es que no parece que la situación vaya camino de revertirse pronto, y ante una tesitura como esta solo queda, como dijo Kerr, “sacar todo lo que se pueda de ella”.

(Fotografía de portada: Emilee Chinn/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Harden en modo Harden: 44 puntos y victoria ante Indiana

Malik Monk tumba a los Pistons sobre la bocina

Siguiente