Los Celtics vencen cómodamente a Miami

Los recuperan la segunda posición de la Conferencia Este tras vencer (112-93) a Miami en un partido en el que aprovecharon la inspiración ofensiva de su juego exterior. Jaylen Brown y Kemba Walker se combinaron para un total de 59 puntos, mientras que Jayson Tatum aportó 19 tantos a las arcas del equipo. Los acusaron el esfuerzo del back-to-back y se vieron superados en prácticamente todas las facetas del juego.

Aún así, los de Erik Spolestra –ausente durante el partido por paternidad– comenzaron el encuentro de forma más enérgica con la intención de acabar con la condición de invicto del TD Garden, como ya habían logrado 24 horas antes en el Scotiabank Arena en Toronto o, en su momento, con el Fiserv Forum de Milwaukee. Jimmy Butler –con un tope de temporada de 37 puntos– permitió a los visitantes tomar una ventaja de once puntos en el segundo cuarto que amenazaba con romper el partido. Sin embargo, el escolta estuvo muy solo y la segunda unidad local comenzó a desgranar el triunfo con cinco triples y una asfixiante defensa que dejó a los Heat en 16 tantos en el global del periodo.

“Jugamos más duro. Esa fue la clave. Jugamos muy, muy duro ”, destacó el técnico Brad Stevens. “Tenemos que jugar más duro. Jugamos muy duro en defensa en el segundo y tercer cuarto. Hicimos dos de nuestros mejores cuartos de la temporada”.

En la segunda mitad, los Celtics apelaron al acierto de Brown y Walker para aplicar un parcial de 11-0 que dio alas a los locales. En defensa, fue suficiente con intensificar el ritmo y neutralizar el aporte de Adebayo, Nunn y Herro para evitar cualquier tipo de rebelión. Así, los locales apretaron un poco más el paso con un parcial de 7-0 en el último cuarto que terminó desencadenando la rendición visitante.

Fin a la racha de Miami

Los Heat aterrizaban en Boston después de vencer sus últimos tres partidos y con la recién estrenada segunda plaza de la Conferencia Este. La alegría de lo logrado 24 horas antes duraría poco. Jimmy Butler volvió a firmar un gran encuentro pero su actuación apenas recibió soporte por parte de sus compañeros. Kendrick Nunn y Tyler Herro apenas pudieron sumar ocho y cinco puntos, respectivamente, y tuvieron que ser Kelly Olynyk, con doce puntos, y Winslow y Robinson, con diez, los encargados de tomar el testigo anotador.

“No jugamos como equipo en ninguno de los extremos. Ni en ataque, ni en defensa”, declaró de forma tajante Butler tras el encuentro. “No es así como se ganan partidos. Este es uno que realmente queríamos ganar. Sentí que podríamos habernos demostrado a nosotros mismos que somos un buen equipo de baloncesto. Siento que retrocedimos un paso”.

Ahora, los Heat darán comienzo a una serie de cuatro partidos como locales en los que tendrán la posibilidad de mantener su dinámica positiva. Los tres primeros serán ante rivales de conferencia con balance negativo –Wizards, Bulls y Hawks– antes de encarar un nuevo y exigente reto ante los Lakers, líderes del Oeste.

(Fotografía de portada de Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Los mejores Bucks desde Abdul-Jabbar: 13ª victoria consecutiva

Siguiente