Los Celtics vuelven a ganar a Miami… en Miami


Ya nos hacíamos eco hace una semana: una vieja pesadilla de Miami vuelve a cobrar forma. Por segunda vez en nueve días, los Celtics se han impuesto a Miami demostrando su superioridad. Nada menos que 115 puntos anotados ante una de los mejores defensas de la liga y ante unos jugadores bastante más jóvenes que ellos.

[ Relacionado: Boston, una pesadilla para Miami Heat y para LeBron James ]

El resultado del partido de anoche debe inquietar en Florida. El choque se disputó en el American Airlines Arena -la cancha más díficil de toda la NBA-, LeBron James completó una de sus habituales monstruosas estadísticas (36 puntos, 7 rebotes, 7 asistencias) y el equipo llegó a los 107 puntos ante una de las tres mejores defensas. ¿Qué más tiene que hacer Miami para vencer a los Celtics?

El partido que disputaron en Boston hace pocos días fue sin duda el peor de la temporada por parte de los actuales campeones de la Conferencia Este, pero el de ayer no tuvo nada que ver.

“Nos fuimos de Boston sintiéndonos mal por nuestra actuación”, declaró LeBron James. “No me siento tan mal esta noche. Esos jugadores estaban totalmente enchufados. No sólo anotaron sus tiros abiertos, también encestaron los tiros bien defendidos… Cuando tienes enfrente algo así sólo puedes quitarte el sombrero. Nos quitamos el sombrero ante ellos esta noche. Han ganado”.

Los números de ambos equipos desde el All-Star y en los últimos diez partidos nos dicen quen un previsible choque en Playoffs entre las dos franquicias no tendría un favorito claro. Boston (18-7 desde All-Star, tercer mejor récord NBA, 8-2 últimos 10) está en un dulce momento; Miami (13-8, noveno mejor récord desde All-Star, 5-5 últimos 10) todo lo contrario.

Los Celtics están en un pico de forma y juego alcanzado tras seis semanas de continua progresión. Durante el fin de semana de las estrellas, muy pocos hubiesen apostado por ver al final de temporada regular a unos Celtics líderes de la División Atlántico con posibilidades de alcanzar el tercer mejor récord del Este.

“Nos ha tomado tiempo, pero estamos alcanzando nuestra mejor forma en el momento adecuado”, comentó Rajon Rondo, el implacable director de juego que ayer machacó a los Heat con 18 puntos y 15 asistencias. “Nuestra química está creciendo con cada partido, nuestra confianza está creciendo con cada partido”. Rondo llegó anoche a los 18 partidos consecutivos repartiendo al menos 10 asistencias, la mejor racha en los últimos 20 años.

Paul Pierce (27 puntos) y Kevin Garnett (24 puntos, 9 rebotes) parecían los mismos que hace cuatro años, dominando la situación en todo momento. Chris Bosh no pudo hacer nada para detener a Garnett y significativas fueron las cuatro suspensiones consecutivas que el jugador de Boston encestó sin fallo en un momento clave del último cuarto.

“Encajar 115 puntos en nuestra pista no es nuestro estilo. No nos sentimos cómodos ahora mismo”, dijo el entrenador de Miami Heat Erik Spoelstra. “Todo esto probablemente un resultado de nuestras últimas tres semanas. Sabemos que tenemos que dar un gran paso adelante como equipo”.

Los números de Boston ayer (60,6% en tiros de campo, Ray Allen fue el peor con 3/7) no pueden convertirse en algo habitual, pero sin duda son una señal inequívoca de que los Playoffs están cerca y los Celtics están preparados. Otra vez.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.