Los Clippers caen derrotados en su visita a Chicago

El que la sigue, la consigue. Y los Bulls siguieron y siguieron hasta que la consiguieron. Los de Chicago se hicieron fuertes en los últimos dos minutos del último cuarto y lucharon para hacerse con el triunfo por 109-106 ante unos Clippers que seguramente veían en este partido una oportunidad mucho más sencilla de haberse llevado el triunfo para Los Angeles.

Decimos que los Bulls lucharon porque en cada acción trabada y dividida en la cancha de los Clippers, los hombres de rojo no cesaban en su empeño de disputar todo, buscar segundas acciones y acabar metiendo la bola en el aro con el arrojo necesario para poder llevarte una victoria ante uno de los mejores equipos de la liga. El esfuerzo fue encomiable, como también lo fue el tino para meter las canastas que tocaba meter. Y en eso tuvo mucho que ver un tal Zach LaVine.

El 8 de los Bulls acabó el encuentro con 31 puntos, y fue clave una penetración a canasta que acabaría poniendo a los suyos dos arriba más un tiro libre que también convertiría. Eso, y su empuje en esos dos últimos minutos del partido, hicieron que los Bulls no se despegaran en el marcador y pudieran igualar la contienda justo cuando había que hacerlo. Al final.

Tras el ‘dos más uno’ de LaVine restaban dos segundos para que Paul George lo intentase desde el exterior, pero su intento de triple se quedó en eso y los locales se alzaron con la victoria. “Hemos hecho grandes jugadas. Hemos jugado realmente bien en los últimos partidos, pero no estábamos siendo capaces de rematar en los últimos dos y tres minutos. Hoy sí lo hemos podido hacer”, comentaba el mismo LaVine.

Este estuvo acompañado por las actuaciones de Lauri Markkanen con 13 puntos y 17 rebotes, Thaddeus Young con 17 puntos, y Denzel Valentine con 16 tantos.

En el lado de los visitantes, George se fue hasta los 27 puntos, mientras que Montrezl Harrell acabó con 30 tantos. “Nuestra liga siempre suele estar bien, pero en mi opinión este partido no debería haberse disputado [en esta fecha]. Cuando básicamente tienes un partido a las 20:45, acabas y te coges un vuelo que te hace llegar al hotel a las 3:45 de la mañana, te acuestas a las 5, probablemente no es buena idea tener que jugar esa misma noche de nuevo”, relataba Doc Rivers, quejándose de que los Clippers habían tenido que jugar en Chicago ni 24 horas después de hacerlo en Minnesota.

(Fotografía de portada de Kevin C. Cox/Getty Images).


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Los Hornets ganan en Chicago en un duelo de anotación escasa

Lesión de Doncic y derrota en la prórroga ante los Heat

Siguiente