Los Clippers estudian construir un pabellón propio


En 2014, tras la polémica salida de Donald Sterling de la franquicia, el multimillonario Steve Ballmer se convirtió en el nuevo propietario de los Clippers. Su llegada no supuso una revolución inmediata al equipo, aprovechando lo mejor del legado dejado por Sterling en su plantilla y confiando la parte deportiva a Doc Rivers. Pero, poco a poco, Ballmer está intentando darle una identidad propia a sus Clippers, durante décadas a la sombra de unos Lakers con quienes incluso comparten pabellón en el Staples Center.

Buscando un nuevo hogar

Esta condición de vecinos puede cambiar en unos años. Según ESPN, los Clippers han empezado a evaluar terrenos para la construcción de un nuevo pabellón en el área de Los Angeles. Concretamente, Ballmer parece interesado en la zona del Westside de la ciudad californiana, donde se encuentran barrios tan emblemáticos como Santa Monica, Beverly Hills o West Hollywood. Su traslado, si llegara a concretarse este nuevo pabellón, no podría llegar antes de 2024, año en el que expira el acuerdo actual que el Staples Center tiene con los Clippers.

El descontento de la franquicia con su actual hogar ha sido habitual al tener que compartir espacio y recursos con otros dos equipos profesionales, los Lakers y los Kings de la NHL (liga de hockey sobre hielo). El propio Ballmer reconocía en 2013 en una entrevista al Los Angeles Times, sentirse como “el tercero en discordia” a la hora de repartir fechas con sus vecinos de pabellón. Una situación que ha motivado en gran parte este proyecto de mudanza de sus Clippers.

Las ambiciones de Ballmer

Steve Ballmer, quien hizo su fortuna en el sector informático con Microsoft, tiene también ambiciones de mejorar la experiencia para los aficionados que acudan a los partidos de sus Clippers. A modo de ejemplo, los Kings de Vivek Ranadive, otro empresario tecnológico, tiene planeado ofrecer a los espectadores del flamante Golden 1 Center que se inagurará en octubre terminales individuales para ver repeticiones durante el partido a través de realidad virtual, un adelanto hoy por hoy imposible en el Staples Center, donde incluso la básica conexión inalámbrica a Internet (WiFi) es más que mejorable.

A la vez, los Clippers no siempre se han sentido cómodos en un pabellón como el Staples Center donde sus vecinos han ganado sus últimos cinco campeonatos. La decisión tomada hace dos temporadas de instalar imágenes de sus jugadores sobre las banderolas de campeón y camisetas retiradas de los Lakers fue significativa sobre esta incomodidad de no sentirse completamente en su propio hogar incluso para plantilla y cuerpo técnico.

Sin moverse de Los Angeles

Uno de los grandes obstáculos que Ballmer se encontrará a la hora de construir su nuevo pabellón es la creciente oferta de recintos deportivos de Los Angeles. En la parte sur de la ciudad, concretamente en Inglewood, los recuperados Rams están construyendo un nuevo estadio de fútbol americano. A la vez, MSG, empresa propietaria del Madison Square Garden y los Knicks, está realizando importantes reformas para devolver parte de su esplendor al legendario Forum, hogar de los Lakers durante tres décadas. Con la necesidad de conseguir permisos municipales para levantar un nuevo pabellón, esta aparente saturación puede complicar bastante el proceso burocrático.

Eso sí, algo que Steve Ballmer tiene claro es que los Clippers no se moverán del área de Los Angeles. Pese a haber estado involucrado en el intento de compra de los Kings en 2013 para trasladarlos a Seattle, el empresario ha sido siempre contundente sobre su intención de mantener en su actual mercado a los Clippers, muy especialmente por motivos económicos. Con 8 años por delante para poder abandonar definitivamente el Staples Center, la franquicia quiere hacer pronto los deberes para encontrar por fin un hogar propio.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.