Los tremendos 33 de Lance


Renacido. O reencontrado. Lo que demostró anoche es que seguía ahí, en periodo de latencia, y nadie, hasta ayer, había sido capaz de despertarlo.

Lo cierto es que los Grizzlies estaban plagados de bajas y necesitaban que alguien surgiera para darles la victoria. Lo hizo Matt Barnes, con el primer triple-doble de su carrera, y lo hizo Lance Stephenson con la plus-marca anotadora de su vida NBA. Y lo hizo a su más puro estilo.

Los 33 de Stephenson dejaron claro ante qué clase de jugador nos encontramos. Para funcionar ha de gustarse, sentirse en su salsa. Ayer vimos al Lance de Indiana. Aquel que surcaba la cancha a grandes zancadas, que marcaba los pases sin mirar, que reinventaba el crossover con una danza única, eléctrica, casi impertinente, pero cargada de magnetismo. Anoche le salió todo, y el vídeo es para disfrutarlo.

https://www.youtube.com/watch?v=dcDA9-rBgWg

Atentos también, pues estuvo a punto de ser la jugada de la jornada, al minuto 3:35. Los Grizzlies robaron la posesión con el partido empatado y 1,2 segundos en el contador. Tony Allen cogió el rechace y metió un auténtico canastón desde su casa, pero estaba fuera de tiempo y el choque se fue a la prórroga a pesar de que se disparara la locura en la grada.

‘The Shimmy Dance’

Y como no, si vuelve Stephenson vuelve en todo su contenido. Su baloncesto viene con equipaje de mano. Ese que hace de Lance… pues Lance. El bufador de orejas, el que se ‘autobofetea’, el que hace ‘videobombs’ involuntarios a Fisher… y por supuesto el que baila.

https://www.youtube.com/watch?v=duVQxIb1Axk


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.