Los Golden State Warriors colocan el 2-0 ante San Antonio

Esta vez sí, San Antonio compitió en Oakland y durante momentos pudo parecer que quizá volvieran a Texas con la serie 1-1. Será difícil no ya que los volteen la situación y se metan en segunda ronda, sino que les arañen un encuentro a los . No pocos apuntan a una barrida, a un 4-0 para Golden State. De momento, los de Steve Kerr tienen la mitad del camino hecho. Este lunes han vencido por segunda vez a los Spurs y colocan un cómodo 2-0 (116-101).

San Antonio pelea ante los Warriors

Un equipo dirigido por Gregg Popovich, por muy mala situación que atraviese, rara vez no compite dos duelos seguidos. Tras el resbalón del sábado, los Spurs plantaron cara a los actuales campeones de la NBA, hasta el punto de que se llevaron los dos primeros cuartos y entraron en los vestuarios con una interesante ventaja (47-53).

Claro que una de las razones para entender todo esto fue la misma que ha explicado durante gran parte de la temporada las pocas alegrías que se han llevado los Spurs en la 2017-18. Hablamos de LaMarcus Aldridge, imperial con 34 puntos y 12 rebotes. Lo echaron mucho de menos los Spurs en el primer choque (14 puntos). La mejor versión del mejor hombre de San Antonio regresó a tope para el Game 2 y aunque fue insuficiente para obtener el triunfo sí le sirvió a San Antonio para salir con el orgullo ileso de este segundo compromiso. Y a Aldridge, para llevarse los elogios de Pops en la rueda de prensa posterior.

“No se queja de nada. Juega por encima de todo. No puedo imaginar estar más orgulloso de un jugador al respecto de jugar en medio de la adversidad y de estar ahí para sus compañeros noche tras noche”.  Si se piensa un poco mal, solo un poco, quizá aquí haya un dardito para , baja para toda la temporada y rodeado de un enigma acerca de su lesión.

Thompson y el último cuarto

Sin embargo, con LaMarcus Aldridge a pleno rendimiento no siempre sirve y menos si delante tienes a una batería de efectivos que te pueden hacer daño en cualquier segundo. Es curioso lo de los Warriors, que ni se han acordado todavía en exceso de que una de sus piezas capitales, , no ha podido celebrar ninguno de los dos partidos de esta ronda de Oeste. Se espera su regreso para las semifinales de conferencia, si es que los Warriors se clasifican, que salvo machada épica de San Antonio, tiene toda la pinta de que será así.


Y los Warriors no extrañan, todavía, a Curry porque es mucho más fácil la vida sin una de tus estrellas cuando tienes a tipos como , capaz de enterrar las esperanzas de los Spurs con 31 puntos y 16 de ellos en el último cuarto, donde entró Golden State con el duelo ya dado la vuelta (80-75) y donde sentenciaron merced a un parcial de 36-26. No obstante, Kevin Durant fue el máximo anotador de los Warriors con 32 puntos. JaVale McGee volvió a ser titular y volvió a ser eficiente: 10 puntos, 7 rebotes, 2 asistencias, 2 robos y 1 tapón, dentro de un planteamiento de Kerr en el que de nuevo fue el base titular, en detrimento de Quinn Cook, que lo había sido en la última recta de la Temporada Regular.

La serie viaja ahora a San Antonio y retoma la actividad este jueves, con dos duelos seguidos que pueden terminar con los Spurs eliminados ya este domingo si no suman ningún triunfo en casa. Esa es la idea de los Warriors, cortar la primera ronda de raíz. Pero el orgullo de un plantel que lleva más de dos décadas sin faltar en los playoffs puede tener algo que decir, aunque quizá no sea suficiente. Ni el mejor Aldridge tampoco.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Wade y Miami frenan en seco a los 76ers y ponen el 1-1

Los Knicks descartan a Jeff Van Gundy

Siguiente