Los Grizzlies sobreviven a los 57 puntos de Harden

Los Houston no pudieron llevarse un triunfo de su visita a Memphis tras caer en la prórroga por 126-125. El cuadro de Mike D’Antoni tuvo que ir a contracorriente durante todo el encuentro, pues se encontró con unos muy serios y más descansados que llevaron la delantera prácticamente de principio a fin. De hecho, solo la soberbia actuación de pudo hacer que el choque no terminase tras los 48 minutos reglamentarios.

A ritmo de Conley

Con 16 puntos anotados en el primer cuarto, fue el encargado de abrir las primeras ventajas para los de Tennessee. El base anotó sus 6 lanzamientos de campo en este periodo (4 triples), y, aunque su acierto fue decreciendo, continuó siendo dueño del partido durante muchos minutos. Sus 35 puntos le convierten en el máximo anotador de los suyos en el choque, marca que acompañó con 8 asistencias y 5 rebotes.

Conley está viviendo el que, al menos a nivel individual, es posiblemente el mejor momento de su carrera. Hace apenas dos semanas firmó su récord anotador en la NBA con 40 puntos, y ese mismo día comenzó una racha de encuentros consecutivos superando los 20 tantos que llegó anoche a seis, también su mejor registro. Los Grizzlies han ganado cuatro de dichos partidos, tres de ellos ante equipos que estarán en los playoffs del Oeste (Blazers, Jazz y Rockets).

Acompañando al base estuvo , que también firmó un arranque de partido muy sólido y lo remató con varias aportaciones vitales en el tramo final. El lituano se fue hasta los 33 puntos (career high) y 15 rebotes, y fue uno de los responsables de que la diferencia pronto alcanzara los 19 tantos (44-25). Con ciertas idas y venidas, los de Bickerstaff lograron mantener esta brecha hasta el final del tercer cuarto (97-78), momento en que comenzó la mayor hazaña del encuentro.

Harden contra el mundo

James Harden contaba con 29 puntos en su haber cuando dio comienzo el cuarto periodo. El escolta estaba siendo, con cierta diferencia además, el mejor de los Rockets, que no encontraron al más acertado (6/17 en el tiro) y cuyo tiro exterior se resintió de la ausencia de Eric Gordon, pero La Barba aún tenía un as bajo la manga. Ese que ha sacado tantas veces esta temporada.

Quizás sean las espinacas de Popeye o tal vez la estrella de Mario Bros. Solo él lo sabe, solo sus rivales lo sufren, y cualquier amante del baloncesto lo disfruta. Harden vivió una nueva explosión anotadora, y con 15 puntos en 3 minutos comandó un parcial de 2-17 que dejó el partido en un puño, y cuando, con solo 5,6 segundos por jugarse, Houston necesitaba un triple para empatar, no había otra persona a quien darle la bola. Recibió, fintó, y Justin Holiday picó y cometió una falta que envió al ex de los Thunder al 4,60. James no falló ninguno de sus tres tiros libres, estableciendo el 115-115 y mandando el choque a la prórroga tras irse hasta los 47 tantos. Lo había vuelto a hacer.

No obstante, fue en el tiempo extra donde la dependencia de los Rockets se hizo aún más evidente. Harden se encargó de anotar los 10 puntos de los suyos en la prórroga, alcanzado los 57, la misma cantidad que le hizo a los Grizzlies el 14 de enero, convirtiéndose en el tercer jugador tras Kobe Bryant y Michael Jordan en anotar 50 o más puntos al mismo equipo en más de una ocasión en la misma temporada.

Esta vez, sin embargo, no fue suficiente. Dos triples de Chandler Parsons mantuvieron a flote a los Grizzlies, que, con empate a 125, tenían bola para ganar el partido en la última posesión. Conley ni siquiera encontró el aro en su lanzamiento, para Valanciunas se hizo con el balón y forzó la falta personal de con solo una décima de segundo por jugarse. Anotar el primer tiro libre y fallar a propósito el segundo fue todo lo que tuvo que hacer para sellar el triunfo, que coloca a Memphis con 28 victorias en su casillero.

(Fotografía de portada: Andy Lyons/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Thunder vuelven a perder y ya son octavos del Oeste

La obsesión de Collin Sexton

Siguiente