Los Hornets post-Kemba se estrenan con victoria


Poco o nada se espera de Charlotte en este primer año tras la marcha de Kemba Walker, pero lo cierto es que las cosas no han empezado tan mal. Los nuevos Hornets han arrancado el curso imponiéndose a Chicago por 126-125, dando una pequeña alegría a los suyos e invitándoles a pensar que esta temporada no tiene por qué ser tan dramática. Es cierto que su rival no era el más temible posible, pero estos Bulls cuentan con una plantilla lo suficientemente interesante como para poner en valor este logro.

De hecho, a falta de poco más de cinco minutos los de Illinois parecían tener el partido en su mano. Tras ir 16 abajo durante el segundo cuarto, los de Boylen habían ido creciendo en el encuentro, y el 108-118 con el que entraban en el tramo final les concedía una ventaja que no estaban llamados a desperdiciar pero que echaron por tierra encajando un parcial de 14-1. Una vez que estuvieron por debajo apenas les quedaba tiempo para reaccionar, y en el intercambio de tiros libres Charlotte estuvo lo suficientemente acertado como para no conceder opciones.

Fiesta de triples

Si algo fue determinante en la victoria local, fue sin duda el acierto exterior. Los Hornets anotaron ni más ni menos que 23 triples, cifra que supone el récord de la NBA en un encuentro inaugural y el récord de la franquicia en un partido sin prórrogas. Más de la mitad de los mismos llegaron de la mano de P.J. Washington y de Devonte’ Graham, autores de siete y seis respectivamente, cuya eficacia permitió a los de Borrego superar el 50% de acierto en este aspecto.

Ambos fueron además los máximos anotadores de los suyos con 27 y 23 puntos respectivamente. Washington vivió sus mejores momentos en la primera mitad, mientras que Graham fue el hombre más determinante en el último cuarto. En dicho periodo, el base anotó 11 puntos y repartió 3 asistencias, y fue él quien con dos triples consecutivos inició la reacción cuando Chicago se puso 10 arriba.

No obstante, no todo fueron buenas noticias en Charlotte, pues Nicolas Batum se rompió uno de sus dedos y tuvo que abandonar el choque con solo 10 minutos disputados.

Imponente Markkanen

En los Bulls, la figura del choque fue Lauri Markkanen, que firmó también un sensacional debut tras anotar 35 puntos y capturar 17 rebotes. El finlandés fue, por números, el hombre del partido, aunque tuvo como talón de Aquiles su desacierto desde la línea de tres puntos (1/7).

Quien también se estrenó con buen pie, en su caso no solo en la temporada sino en la NBA, fue Coby White. El rookie arrancó desde el banquillo, cediendo la titularidad a Thomas Satoransky, pero acabó contando con más minutos que el checo gracias a su buen hacer en la faceta ofensiva. White firmó 17 puntos y 7 asistencias, números más que destacables para su primer partido como profesional pese a que no permitieron a los suyos arrancar con un triunfo.

(Fotografía de portada: Streeter Lecka/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.