Los Jazz consuman su peor día de la historia en lanzamientos de campo

Minnesota 98 – Utah 72



Temporada de récords negativos para los Utah Jazz. Con el efecto de Trey Burke disipado y mirando ya a una próxima campaña en la que el draft se antoja clave para sus futuras aspiraciones, los hombres de Tyrone Corbin jugaron uno de los peores partidos de su historia en cancha de los Minnesota Timberwolves, donde acabaron con 72 puntos y un 28 % en tiros de campo, el más bajo de la franquicia en sus 40 años como equipo NBA.

La floja puntuación de los Jazz, sólo 25 puntos al descanso, facilitó las cosas a los hombres de Rick Adelman, que tras tres derrotas seguidas necesitaban una victoria que frenase algo el estado de nerviosismo en el que estaba entrando el equipo. El hombre destacado de la noche fue , que se fue hasta los 27 puntos y 14 rebotes; estando bien secundado por (18 puntos y 13 rebotes) y Kevin Martin (20 puntos). Ricky Rubio por parte se quedó en 6 puntos, 8 rebotes y 9 asistencias.

En Utah hay poco que destacar salvo los 18 puntos de , que fue el único jugador que superó la decena en anotación en el partido, tras una primera parte que Jeremy Evans define así: “Fue horrible. Yo me decía: ‘Es imposible que fallemos estos tiros'”. Para hacerse una idea de los que comenta el jugador de los Jazz no hay más que ver que con 20 minutos disputados su equipo acumulaba un 4 de 32 en tiros para un 12.5 % en el lanzamiento, a lo que había que sumar 10 pérdidas…

Partidos como el de ayer no hacen más que refrendar la idea de la franquicia de Utah en que este año es únicamente para que sus jóvenes valores crezcan y aprendan. Los Wolves por su parte quieren seguir agarrándose a la idea de que pueden ser un equipo de playoffs en el Oeste, por ahora están a tres partidos y medio.