Los Jazz siguen sumando al ritmo de Donovan Mitchell


Donovan Mitchell registró un ‘season-high’ de 37 puntos y Bojan Bogdanovic aportó 28 puntos para liderar la undécima victoria temporada (128-120) de los Jazz sobre unos batalladores Pelicans. Los de Salt Lake City aprovecharon un fulgurante inicio de partido para lograr una importante ventaja que administrarían durante el resto del mismo pese al empuje rival y su amenaza de rebelión.

Los Jazz dinamitaron el encuentro en los primeros minutos aprovechando la pobre defensa rival. Utah firmó cuatro triples sin fallo para registrar un parcial de 14-0 en poco más de dos minutos y su marcador ya reflejaba la treintena de puntos en el ecuador del primero cuarto. Los locales extendieron la ventaja hasta los 20 puntos al descanso antes de permitir, al igual que ocurriera en el anterior compromiso ante Golden State Warriors, la reacción de un rival que estuvo cerca de culminar la remontada.

Porque fue un duro mazazo pero los Pelicans nunca le perdieron la cara al encuentro. Pese al mal inicio, los de Alvin Gentry se recompusieron ofensivamente para acumular 31 puntos al final del primer cuarto y protagonizar una remontada que les permitió situarse a tan solo cuatro unidades a 38 segundos para el final. Remar para quedarse en la orilla. Brandon Ingram fue el máximo anotador de los visitantes con 33 puntos, bien secundado por Jrue Holiday, con 28, y J.J. Redick, con 20. Lonzo Ball aportó 13 tantos desde el banquillo.

Joe Ingles y la importancia de la segunda unidad

La llegada este verano de nombres como Mike Conley, Bogdan Bodganovic y Jeff Green suponían la instauración de una nueva dimensión ofensiva –por otro lado necesaria– en Salt Lake City. Una plantilla mucho más profunda, versátil y repleta de alternativas que obligaba a Quin Snyder a reformular el sistema y otorgarle una nueva identidad. Para dar cabida a las nuevas piezas, el técnico optó por incluir al croata en el quinteto inicial y relegar a Joe Ingles al papel de sexto hombre y líder de la segunda unidad tras dos años copando la titularidad.

Sin embargo, el experimento parece haberse estancado tras un prometedor inicio. El internacional australiano ha perdido peso en la ofensiva del equipo y en los últimos tres partidos apenas promedia tres puntos y un total de 14 lanzamientos intentados. Y no solo anota menos, sino que su producción y efectividad como catalizador de juego ha disminuido, haciendo menos partícipes a sus compañeros y ejecutando menos situaciones de tiro liberado.

“Sabes, [Ingles] salía desde el banquillo hace un par de años y con bastante buen resultado. Creo que todos nuestros muchachos están entendiendo que es un proceso de acostumbrarse a jugar entre ellos”, declaró Quin Snyder tras el partido. “Es posible que no tengamos una claridad excelente, pero si está siendo buena. Los muchachos tienen que aprender a resolver eso.”

Los Jazz han demostrado tener un banquillo lo suficientemente amplio como para mantener un alto ritmo de juego durante los 48 minutos y sobreponerse a las ausencias. Si bien en las últimas semanas no han podido contar con Ed Davis, en esta ocasión fue Rudy Gobert el que se perdió el partido por unas molestias en el tobillo. Su lugar en el quinteto inicial fue ocupado por un Tony Bradley –14 puntos y 9 rebotes en 22 minutos– que demostró estar listo para asumir mayor responsabilidades en la rotación interior del equipo. Junto a él, la segunda unidad estuvo respaldada por Jeff Green y Emanuel Mudiay, con 15 y 10 puntos respectivamente.

“Tony jugó de maravilla. Nunca se sabe cuándo llegará el momento y él lo ha aprovechado”, prosiguió Quin Snyder. “Simplemente te muestra cómo los jugadores, o todos nosotros, no podemos estar abatidos o condicionados por ciertas cosas. Solo tienes que estar listo. Cuando te proyectas de esa manera y te lanzas dentro del grupo tienes una mejor oportunidad de jugar bien cuando llega la oportunidad. Tony se puso mentalmente en una buen posición y su juego así reflejó “.

“La forma en que juega Nueva Orleans te ejerce mucha presión. Esta fue una gran victoria. Creamos una ventaja haciendo tiros y jugando bien. En la segunda mitad estábamos un poco cansados, pero aún así creo que jugamos bien. Nueva Orleans hizo muchos tiros y logró revertir nuestra ventaja. En general, no me gusta perder estas ventajas. La otra noche, sin embargo, fue muy diferente a la situación de esta noche. Hoy hicimos las jugadas que necesitábamos”, finalizó el técnico.

(Fotografía de Alex Goodlett/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.