Los Jazz vencen a Sacramento en el regreso de Mike Conley

Plácido enfrentamiento el vivido esta madrugada en el Vivint Smart Home Arena. Después del tropiezo sufrido este viernes en Nueva Orleans, los (29-13) recuperaron la senda de la victoria al imponerse con autoridad (123-101) a los en un partido en el que fueron infinitamente superiores.

La receta en el triunfo de los Jazz para abrir oficialmente la segunda mitad de la regular season fue muy similar a la seguida durante las últimas semanas. Los de Quin Snyder fueron una apisonadora en ataque y una trituradora en defensa. Después del error inicial de , los locales anotaron doce canastas consecutivas para iniciar una pronunciada brecha que sería administrada durante el resto del encuentro. Bogdan Bodganovic abrió la veda con 14 puntos (acabaría el partido con 30) y (28 puntos y 15 rebotes) ahondó en la sangría interior de los Kings, ambos bien servidos por un Ingles soberbio en la lectura del partido y entregado a funciones organizativas (12 asistencias). Un primer cuarto en el que los Jazz rozaron la perfección: 38 puntos anotados con un 15 de 24 en tiros de campo, incluyendo 6 de 13 en triples, 22 tantos recibidos, 10 asistencias y ni una sola pérdida de balón.

“Tenemos un grupo en el que juegan el uno para el otro”, declaró el entrenador en jefe Quin Snyder tras el encuentro. “Cuando haces eso, la canasta se hace más grande y todos tiran a canasta con confianza porque sienten que deben hacerlo”. Nunca hay un “mi turno”. Siempre es “nuestro turno”.

Una buena parte del éxito de Utah se debió a la inconsistencia y el constante desajuste defensivo de los Kings. Los de se mostraron muy endebles en defensa, incapaces de bloquear la circulación de balón rival y apenas mostraron oposición al dominio interior de Gobert. Ni funcionaron los constantes cambios defensivos ni las ayudas en las esquinas, donde siempre llegaban tarde. Un desmoronamiento constante que permitió a los Jazz anotar catorce triples y 56 puntos en la pintura. Por si fuera poco, la gran armonía grupal de los locales chocó con el tosco planteamiento ofensivo de los de . Una guerra de posesiones quemadas de manera individual por (14 puntos y -31 en pista) y D’Aaron Fox (21 puntos y 8 asistencias) en el que la única cordura llegó de la mano de la pareja europea formada por Bogdanovic y Bjelica, quienes volvieron a demostrar entenderse muy bien en la pista y de cuyas manos salió lo más interesante del juego visitante. Una derrota, cuarta consecutiva, que hunde a Sacramento (15-27) en la penúltima posición del Oeste.

Una nueva mención aparte merece la figura de Gobert. El internacional francés se convirtió en la particular némesis de Marvin Bagley III, a quien maniató en ataque y limitó en defensa. En el ámbito colectivo, el entramado defensivo de Quin Snyder entendió a las mil maravillas la ofensiva de los Kings y limitó su peligroso juego en transición, potenciando aún más las virtudes del cuadro local.

“Nuestra defensa realmente impulsa nuestro ataque”, explicó Niang. “Cuando podemos salir después de detenernos, anotar en transición, hacer que un equipo se sienta derrotado si no puede anotarnos y además anotamos de tres, todo eso es enorme para nosotros. Así es como se ganan los partidos”. Niang sumó 10 puntos a los guarismos del equipo desde una segunda unidad liderada una vez más por Jordan Clarkson y sus 20 tantos.

El regreso de

El encuentro se decidió muy pronto y en el tercer cuarto los Jazz se vieron con ventajas favorables por encima de los 20 puntos. Así, el gran centro de interés del encuentro giró en torno al regreso a las pistas de Mike Conley. El base no había estado presente en los últimos 14 partidos por una lesión en los isquiotibiales.

“Es bastante frustrante y agotador porque quieres ser parte del éxito”, había declarado en unas palabras recogidas por el medio local Deseret News. “Ver todo lo que los muchachos pudieron lograr en el último mes ha sido genial y divertido y realmente quiero involucrarme y ser parte de todo eso.”

Después de un mes en el dique seco, Conley pudo completar su regreso triunfal esta pasada jornada. El ex de los Grizzlies disputó un total de 15 minutos saliendo desde el banquillo para firmar un total de tres puntos, tres asistencias y dos robos. Aún sin hallar una regularidad y constancia en el tiro, el equilibrio y la lógica que aporta Conley a la circulación del balón volvió a quedar patente. El gran damnificado fue un Emmanuel Mudiay que tan solo disfrutó de tres minutos.

“Ese es el baloncesto de los Jazz. No quería ser yo quien entrara en la pista y arruinara todo lo que el equipo tiene, así que me aseguro de mover la pelota. Eso es lo que hicimos y es lo que hacemos. Encontramos al compañero abierto y hacemos una jugada desinteresada” afirmó Mike a la conclusión del duelo.

En los próximos encuentros, Conley seguirá una política de restricción de minutos hasta estar completamente cohesionado dentro de la dinámica competitiva del equipo. La pregunta que todos nos hacemos es, ¿desplazará a Ingles u O’Neale del quinteto inicial o mantendrá un rol de liderazgo de la segunda unidad? De momento, algo parece muy seguro: (22 puntos esta madrugada) funciona muy bien como point-guard titular y parece poco probable que sea desplazado de dicho rol.

(Foto de portada de Alex Goodlett/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Marcus Smart: 11 triples para batir el récord histórico de Boston

Enorme LaVine: 21 puntos en el último cuarto para dar el triunfo a Chicago

Siguiente