Los Juegos Olímpicos de Kevin Durant: sus datos y récords

Ya mostró su categoría fuera de la NBA en el Mundial de 2010 cuando fue el jugador más importante de la competición llevando a su equipo a una clara victoria en el torneo, pero durante estos Juegos Olímpicos ha vuelto a brillar al más alto nivel a pesar de estar rodeado de los mejores jugadores del mundo.

Durant se quedó a las puertas de lograr su primer anillo de la NBA durante el pasado mes de junio, pero el alero ha completado otro año de fábula: MVP del All-Star, máximo anotador de la NBA por tercera temporada consecutiva, medalla de Oro en los Juegos Olímpicos y el máximo anotador de la historia de la selección estadounidense en una competición olímpica. Casi nada. Y todo ello con apenas 23 años.

Los récords de Kevin Durant en Londres 2012

  • Máximo anotador de la historia del en un partido por la medalla de Oro con 30 puntos.
  • Máximo anotador de la historia del Team USA en unos Juegos Olímpicos con 156 puntos, por delante de Spencer Haywood (145, 1968), (144, 1992) y (137, 1984).
  • Máximo anotador del torneo de baloncesto olímpico con 156 puntos, superando a Manu Ginobili (155) y Pau Gasol (153).
  • Mayor número de triples conseguidos en unos Juegos Olímpicos por un jugador de la selección estadounidense en toda la historia con 34. El anterior récord estaba en la mitad y lo compartían (17, 1996) y (17, 2008).
  • Quinto jugador del Team USA que anota al menos 30 puntos en un partido olímpico. Antes lo lograron Adrian Dantley (30, 1976), Charles Barkley (30, 1992), Stephon Marbury (31, 2004), y Carmelo Anthony (37, 2012).

[notice]Notas: Durant encestó los triples con 37% de acierto en temporada regular NBA, con un 39% en Playoffs y con un 52% en los Juegos Olímpicos, beneficiándose de la más cercana distancia al aro en las competiciones internacionales.[/notice]

Datos obtenidos de ESPN Stats y NBA.com





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.