Los jugadores NBA, indignados con la resolución del caso Breonna Taylor: “Es decepcionante”


Igual que el asesinato de George Floyd en Minnesota a manos de la policía, el caso de Breonna Taylor sacudió con fuerza los cimientos sociales de Estados Unidos.

Breonna, una mujer de 26 años, fue asaltada por la policía en su propio domicilio de Louisville (Kentucky) el pasado marzo, en medio de una redada antidrogas que, según se aclaró después, había errado en su objetivo. Los representantes del orden no hallaron nada sospechoso en casa de Taylor pero sí acabaron con su vida después de emitir hasta 15 disparos.

Como tantos otros casos en los últimos tiempos, Breonna fue asesinada por fuerzas policiales estadounidenses.

Este había sido uno de los ejemplos más sonados de violencia policial en los últimos meses en Estados Unidos. Uno de los casos de la vergüenza por los que la causa Black Lives Matter exigía justicia. Y esa había sido una de las proclamas tanto del propio movimiento como de los jugadores de la NBA dentro de la burbuja: Justice for Breonna Taylor.

Pues resulta que este miércoles, el fiscal general del estado de Kentucky, Daniel Cameroon, anunció que el jurado encargado del caso no encontró culpabilidad en ninguno de los tres oficiales de la policía de Louisville que eran juzgados por asesinar a tiros a Breonna. Uno de los policías, que había sido despedido en junio mientras la investigación estaba en proceso, fue acusado solo de otros delitos, pero no de asesinato.

Por tal resolución y giro de acontecimientos, parte de los Estados Unidos y la inmensa mayoría de los jugadores NBA se encuentran indignados, ateridos de tristeza. Creen que la justicia se ha vuelto a olvidar de Breonna y de la población afroamericana. Como en tantas otras ocasiones.

“Es decepcionante”, calificaba Danny Green, alero de los Lakers, sobre el hecho de que no se haya culpabilizado a los policías. El jurado aceptó la versión de que estos usaron la fuerza en defensa propia.

“Es decepcionante. Supongo que algo habremos conseguido, pero esto no es suficiente. La mayoría de los chicos [jugadores NBA] piensan que no es suficiente. Esto es duro, muy duro. […] Sentimos que hemos dado un paso atrás, que no hemos hecho el progreso que buscábamos. Nuestras voces no están siendo escuchadas. Pero no vamos a parar. Vamos a seguir. Seguiremos luchando, seguiremos empujando, seguiremos usando nuestra voz. […] Después del veredicto de hoy, parece que cada vez que miramos las noticias, hay algo descorazonador o decepcionante. Y eso es, desde todos los puntos de vista, lo que está pasando en nuestro país. No podemos rendirnos. No solo por nosotros, sino por nuestros hijos y nietos. Queremos para ellos un mejor lugar en el que vivir”, pudo compartir Green el miércoles y publicó el diario Los Angeles Times.

En la misma línea se manifestaron un larguísimo etcétera de jugadores; como uno de los machos alfa, LeBron James. “No tengo palabras. Estoy devastado, herido, triste, enloquecido. Aún queremos justicia para Breonna. ¿Me sorprende el veredicto? Absolutamente no, pero, maldita sea, estaba y aún estoy dolido y muy apesadumbrado. Mando mi amor a la madre, familia y amigos de Breonna. ¡Lo siento! ¡Lo siento!”.

Prácticamente todos los equipos tuvieron algún representante que mostró honda indignación. “Estoy muy, muy triste. Odio ver esto. Todo el mundo lo odia. Esto es más grande que el deporte porque eso me podría haber pasado a mí y a cualquier afroamericano. Es una mierda que hayan tirado eso abajo así. Creo que sabíamos lo que iba a pasar, desafortunadamente. Eso es nuestro país”, dijo Jimmy Butler poco antes de saltar a la pista en el Game 4 ante los Celtics.

“Cuando oyes noticias como esta, solo te queda llevar tu enfado a lo que estés haciendo. Todo tratamos de trasladar nuestra ira al partido de baloncesto. Esta [victoria] va por ella [por Breonna]”, decía Bam Adebayo después de colocar el 3-1 en la final del Este.

“No me sorprende el veredicto. Esta sociedad, la manera en la que está construida, la intención inicial nunca fue proteger y servir a la gente de color”, agregaba Jaylen Brown, quien acudió al Game 4 del miércoles con una indumentaria para la ocasión: “Este no es un problema racial, es un problema humano”, como recogió la periodista Malika Andrews (ESPN).

Y entrenadores

Donovan Mitchell también se mostró profundamente afectado. “No tengo palabras ahora mismo… pero todo lo que puedo decir es que rezo por la ciudad de Louisville”.

El jugador de los Jazz dejó también un sentido comunicado en sus perfiles sociales. “Estoy enfadado, triste, disgustado…”.

Michele Roberts, directora ejecutiva de la asociación de jugadores (NBPA) se unió a la desaprobación general. “Tristemente, no hay justicia para Breonna”.

Hasta los entrenadores que todavía permanecen en la burbuja, y por lo tanto poseen voz en los medios de comunicación diarios, expresaron un profundo disgusto.

“Había una decepción y frustración increíbles en nuestro vestuario. Nuestros chicos han podido manejar su gran desaprobación en los últimos meses acerca de las cosas que han estado pasando durante mucho tiempo”, decía Erik Spoelstra y recogía el diario USA Today.

“Que hubiera 15 rondas de disparos, cinco de las cuales le alcanzaron a ella, y que hubiera un peligro desencadenado, algo que no sé si ha sido así. Ha habido un llamamiento en todo el país por más transparencia, más responsabilidad, por una mejor relación de comunidad. Obviamente, esto es un retroceso”, añadía Brad Stevens, quien escribió a sus jugadores tras conocer la noticia, por si alguno necesitaba hablar y desahogar su desazón con alguien en persona.

LeBron y la violencia

Al hilo de la violencia policial y la convivencia racial en Estados Unidos, LeBron James se expresó el pasado martes al hilo de los disturbios ocurridos en Compton (California). En ellos, dos miembros de la autoridad del condado recibieron varios disparos.

“Mis condolencias a los oficiales que fueron disparados en Los Angeles. Queremos justicia para ellos tanto como para Breonna Taylor y todos esos casos. No queremos violencia. Abogamos por el amor y la paz. Ojalá podamos llegar a eso en algún momento en nuestras comunidades. Como nación. Eso nos hará mejor país que nunca. […] No tolero la violencia contra nadie. Policía, gente negra, gente blanca o del color que sea, porque eso no hará de este país lo que queremos”.

James había sido acusado en los últimos días por distintas voces en EE.UU de alentar y espolear a la gente enfadada con la situación racial. Kathryn Barger, supervisora del condado de Los Angeles, apuntó que el incidente de Compton estuvo motivado por la “retórica anti-sistema” expresada por distintos líderes de la comunidad, entre los que situó a James.

La conservadora Candace Owens señaló a LeBron directamente diciendo que los hechos ocurrieron “por cerebros de guisante que son idolatrados como LeBron James que dicen a los jóvenes negros que están siendo cazados”.

Y otra acusación más para el ’23’. El sheriff Alex Villanueva instó al líder de los Lakers a donar 175.000 dólares que añadir a la recompensa ya existente para quien ofrezca información útil para detener a los asaltantes de Compton.

El jugador se defendió de todas esas acusaciones.

“Nunca en mis 35 años he tolerado la violencia. Nunca. Sé lo que está bien y lo que está mal y crecí en una comunidad negra en lo que llamábamos the hood o el ghetto, de la manera que se quiera decir. Y he visto muchas veces de primera mano a muchos negros siendo tratados injustamente solo por su color. Y lo he visto durante toda mi vida. […] Y no estoy diciendo que todos los policías sean malos porque no todos los son. Pero ves los vídeos que están por ahí y compruebas que no solo en mi ciudad, sino en todo el país se siguen viendo actos de violencia de este tipo. Y no puedo más que ver en ello un común denominador. Yo nunca he dicho ‘seamos violentos con los policías’. Solo dije que lo que estaba pasando en nuestra comunidad no está bien y que eso nos da miedo y que nos hace temer por nuestras vidas”.

(Fotografía de portada: Mike Ehrmann/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.