Los Knicks remontan y se llevan el duelo ante Memphis en el tiempo extra


Los New York Knicks remontaron 13 puntos de desventaja para llevarse el duelo ante Memphis Grizzlies en el tiempo extra por 129 a 133.

El conjunto de Tom Thibodeau, a remolque en el marcador durante tres cuartos de partido, se sustentó en Julius Randle y R.J. Barrett para acabar con una racha de 2 derrotas seguidas, y de 5 derrotas en las últimas 6 jornadas que han disputado.

Los citados Randle y Barrett despertaron cuando más los necesitaban para combinarse con 23 puntos entre el último periodo y tiempo extra. El ala-pívot cosechó su 5º triple-doble de la temporada con 15 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias; mientras que su compañero aportó 20 puntos y 5 rebotes con un 7/13 en el lanzamiento.

“Nuestra pelea fue tremenda. La perseverancia. Al final hicimos que las cosas salieran a nuestra manera”, destacó Tom Thibodeau al diario NY Post.

De menos a más

La noche no fue de color de rosas para unos Knicks que tuvieron que emplearse a fondo para acabar con unos Grizzlies que llegaban en racha con 4 victorias consecutivas.

Randle no apareció hasta el tercer periodo cuando completó su primer tiro de campo con 03:15 minutos restantes; y Barrett apenas había sumado 5 puntos durante los tres primeros periodos. Pero el canadiense agregó sus otros 15 tantos en el tramo final, incluida la canasta de la igualada en el tiempo extra y un triple clave para ponerles por delante cuando restaban 01:15 minutos para el final.

“Lo que pasa con Julius y R.J. es que tienen mucha confianza. No se van a poner nerviosos si las cosas no salen como ellos quieren. Mientras lancen el balón seguirán adelante, y encontrarán la forma de hacerlo”, señaló Thibodeau.

Ambos no estuvieron solos y recibieron el apoyo de una segunda unidad muy acertada. El novato Immanuel Quickley secundó la ofensiva con 20 puntos y 4 rebotes; seguido por Derrick Rose y Alec Burks, ambos con 19 tantos. El veterano base permitió a los suyos no derrumbarse en la primera mitad con 13 puntos en sus primeros 16 minutos. Los Knicks llegaban al descanso por detrás en el marcador 60 a 51.

“Este partido lo necesitábamos mucho. Es la forma de salir de esa pequeña depresión. Los chicos dieron un paso al frente. Así es como tuvimos que salir de esto”, admitió Julius Randle.

Los Knicks, actualmente 8º de la Conferencia Este, jugarán 9 de sus próximos 11 partidos en casa, y este domingo tienen un importante duelo ante Toronto Raptors, undécimos en la tabla. Sus opciones de volver a los playoffs pasan por este importante tramo en su calendario que, de salir bien, volverían a las eliminatorias por el título ocho años después.

Por su parte, los Grizzlies también 8º en la tabla de por delante de San Antonio, vieron fin a su racha pese a estar por delante en el marcador 84 a 71 a mitad del tercer periodo. Tuvieron hasta seis jugadores en dobles-dígitos de anotación, incluido todo su quinteto titular.

El base Ja Morant guió la ofensiva de los visitantes con 26 puntos, 4 rebotes y 6 asistencias; Dillon Brooks aportó 23 tantos; y Jonas Valanciunas sumó un nuevo doble-doble con 20 tantos y 14 rebotes (suma 37 este curso).

“Aún tenemos que finalizar los partidos. Lo que hicimos bien durante los tres primeros cuartos. Tan simple como eso. Tenemos que llevar nuestro baloncesto Griz durante 48 minutos en cada partido de lo que resta de temporada”, concluyó Morant.

(Fotografía de portada: Sarah Stier/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.