Los Lakers aplazan la cuestión del tiro de Lonzo Ball hasta el próximo verano

Nadie que haya visto a este curso puede negar la evidencia: su tiro es discreto, poco ortodoxo y con malos resultados. Porque los resultados, más allá de las apreciaciones de cada uno, no mienten. Ball tiene un 31,2 por ciento en tiros de campo y un 25 por ciento en triples. Desde el tiro libre, las cosas no mejoran, con 12/24.

Estadísticas duras para un base, para un número 2 del Draft quien sin embargo ha ido por encima de esas deficiencias en el lanzamiento para lograr hitos como ser el jugador más joven de la historia de la NBA en alcanzar un triple-doble.

Para Ball, todo el asunto del tiro, su efectividad, es algo que está en su cabeza, como él mismo ha reconocido estos días. Sin embargo, más allá de cuestiones mentales, su mecánica es extraña y si bien le sirvió en la NCAA, ahora le está pasando algo de factura en el baloncesto profesional.

Sin prisa en los

Pero a pesar de todo esto, a pesar de que ya un eficaz Lonzo Ball sobre el parqué podría multiplicar sus prestaciones si mejorara su tiro, en los Lakers no acometerán el asunto hasta que acabe la temporada.

“Ha estado tirando así toda su vida. Queremos dejarle hacer su juego. Le dejaremos lanzar como ha venido tirando y con suerte entrarán” apuntó sobre el asunto a ESPN.

“Le vamos a dejar hacer su juego, le vamos a dejar tirar. Si después de la temporada sigue tirando mal, nos sentaremos y le diremos: ‘Podríamos mirar una forma diferente de tirar o mejorar la forma en que lo haces’”, señaló Johnson, quien en ningún momento desea ir, ni él ni los Lakers, contra la forma de lanzar de Ball… de momento.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Chris Paul podría reaparecer este jueves ante Phoenix

Estados Unidos anuncia sus 12 jugadores para las ventanas FIBA

Siguiente