Los Lakers despiden a Byron Scott

Los han publicado un comunicado oficial anunciando la salida de como entrenador del equipo. General Manager de la franquicia, agradeció a Scott “por su duro trabajo, su dedicación y lealtad en los dos últimos años, pero he decidido que hacer un cambio en este momento es la mejor decisión para la organización”.

La salida de Scott cierra una de las eras más oscuras de la larga historia de la franquicia angelina. Su porcentaje de 23.2% de victorias (38-126) es la peor de cualquier entrenador con al menos una temporada completa en el equipo, y en sus dos años los Lakers quedaron a años luz de Playoffs, completándolo con un balance de 17-65 en 2015-16.

La etapa de Byron Scott como entrenador se abrió con muchas esperanzas. Dos veces finalista de la NBA con New Jersey, y una vez mejor entrenador del año con New Orleans, Scott llegaba con el aura de ser uno de los héroes de la era dorada del Showtime como jugador. Apoyado por Magic Johnson y Kareem Abdul-Jabbar, entre otras leyendas, era la gran esperanza para un equipo que parecía haber tocado suelo con Mike D’Antoni al frente. Su excelente relación con , de quien había sido mentor en el año de novato de la ‘Mamba Negra’, también ayudó a decidir su contratación.

RELACIONADO: Byron Scott: “Hay una gran plantilla”

Byron Scott, pero, no fue ni de lejos el salvador que el equipo esperaba. En su primera temporada los Lakers acabaron con un balance de 21-61, peor que el que dejó Mike D’Antoni en su última campaña. La grave lesión de su gran esperanza en el primer partido de temporada regular, y los problemas físicos de Kobe Bryant le hicieron mantener crédito suficiente para seguir un año más al frente de los Lakers.

La segunda y, a la postre, última campaña de Byron Scott como entrenador de los Lakers estuvo marcada por la retirada de Kobe Bryant. Pese a que la ‘gira’ de despedida desvió gran parte de la atención en el equipo, el terrible rendimiento deportivo y la falta de comunicación con sus jóvenes jugadores fue una constante en el equipo. Descartados muy rápido de la lucha por los Playoffs y acabando con el segundo peor balance de la liga solo por encima de los 76ers (el equipo que, además, se quedaría con su primera ronda de 2016 si sale del Top-3 tras la loteria del draft), el malestar entre la afición de los Lakers era bien visible.

RELACIONADO: Russell pierde la confianza del vestuario

La labor de mentor de las jóvenes jugadores de los Lakers también fue discutida. Los nada diplomáticos recados a través de los medios de comunicación, especialmente a D’Angelo Russell, para intentar acelerar su maduración no dieron resultados. Aunque el rendimiento de Russell fue de menos a más, la filtración de un video privado con Nick Young y la negativa reacción posterior de sus compañeros fue una buena señal del fracaso de Scott a la hora de convertir al número 2 del draft de 2015 en un líder natural del equipo. Sin méritos deportivos demostrados ni una influencia clara en el crecimiento positivo del joven núcleo del equipo, la decisión de su salida sorprende a pocos.

Byron Scott firmó por cuatro años, los dos primeros plenamente garantizados, por los Lakers. La decisión de la franquicia angelina ha sido la de no acogerse a su tercer año parcialmente garantizado y buscar un nuevo entrenador.

Las opciones de los Lakers

El periodo de reflexión que la directiva de los Lakers, dirigida en su lado deportivo por Jim Buss y Mitch Kupchak, se tomó tras el final de la temporada regular ha disminuido las opciones para reemplazar a Scott. Dos entrenadores con experiencia en la élite como y aceptaron hacerse cargo de los Timberwolves y los Wizards, respectivamente, y un asistente de prestigio como Scott Atkinson (Atlanta) fue anunciado como el próximo técnico de los Nets.

Aunque no hay ninguna información fiable, los nombres más obvios en la lista de opciones incluye varios entrenadores con pasado púrpura y oro. , asistente de Steve Kerr y exitoso entrenador interino (39-4 de balance) de los Warriors en la primera mitad de temporada, es un candidato claro. Otros ex-jugadores de Lakers como Derek Fisher o Brian Shaw pueden ser también posibilidades si la familia Buss, propietaria de la franquicia, apuesta por viejos conocidos. Además, un técnico que podría estar en el mercado y con experiencia en el banquillo de los Lakers es Ettore Messina, asistente actualmente de en San Antonio y durante un año de Mike Brown en la franquicia angelina, y cuyo nombre se ha relacionado con otros puestos de entrenador jefe.

La lista de agentes libres que podrían ser candidatos al banquillo de los Lakers, aún sin haber pasado previamente por el equipo, incluye a Mark Jackson, Jeff Hornacek, Vinny Del Negro o George Karl, quien ya llegó a hablar con Mitch Kupchak sobre el puesto de entrenador antes de la llegada de Byron Scott y de quien fue compañero de habitación en la Universidad de North Carolina.

Sea quien sea el nuevo entrenador del equipo, se encontrará a una franquicia en el peor momento de su laureada historia. Con dos potenciales All-Stars como Russell y Julius Randle, pero huérfana de un líder como fue Kobe Bryant durante casi dos décadas y con dos futuras primeras rondas del draft hipotecadas por los fracasados traspasos de Steve Nash y Dwight Howard. A la vez, acertar con un entrenador de prestigio podría facilitar a los Lakers traer agentes libres de primer nivel que puedan ayudar a la reconstrucción de su plantilla. Los tres precedentes (Mike Brown, Mike D’Antoni y Byron Scott) desde la salida del histórico Phil Jackson, pero, no invitan al optimismo.