Los Lakers ganan a Phoenix gracias a un demoledor primer cuarto

La victoria número 27 de los llegó por la vía rápida. El cuadro de Frank Vogel derrotó a los en el Staples por 117-107, un marcador que difícilmente refleja la distancia real que hubo entre un equipo y otro durante gran parte de un choque dominado ampliamente por los locales. El conjunto angelino pasó muchos minutos ganando por más de 20 puntos y llegó a hacerlo por 36, aunque los esfuerzos de Phoenix impidieron que esto quedara evidenciado en el resultado definitivo.

El momento de mayor superioridad local llegó en el primer cuarto, que se saldó con un 43-17 que hacía difícil esperar cualquier tipo de igualdad. Liderados por , que logró en este parcial 15 de sus 26 puntos, los Lakers se convirtieron en una máquina perfecta de jugar a baloncesto y aplastaron sin piedad a los de Ariznona. Primero, ofrecieron un recital ofensivo en el que encestaron sus 11 primeros lanzamientos a canasta, y a continuación sacando su mejor versión defensiva para dejar a Phoenix sin anotar ni un solo tiro de campo durante 6 minutos.

No contentos con esto, en el segundo cuarto no solo mantuvieron la ventaja, sino que continuaron ampliándola, yéndose al descanso con un apabullante 74-41 tras convertir más del 60% de sus tiros. Esto iría incluso a más en el arranque de la segunda mitad, en la que mandarían por un 79-43,, la renta más amplia de la noche.

LeBron evita el susto

Tras esto era relativamente esperable una cierta relajación por parte de los angelinos, aunque se excedieron en ella y los Suns lo aprovecharon para ir encontrando sensaciones ir crecer en el partido. y tiraron de los suyos con 32 y 26 puntos respectivamente, y la distancia fue reduciéndose a un ritmo cada vez mayor que obligó a Vogel a devolver a la pista a sus titulares antes de encontrarse de frente con una catástrofe. Phoenix llegó a colocarse solo siete tantos por debajo (110-103), pero 8 puntos consecutivos de , que acabó como máximo anotador local con 31, impidieron que cundiera el pánico en el Staples. El de Akron sumó además 13 rebotes y 12 asistencias, firmando su octavo triple-doble del curso, cantidad que solo supera Doncic con nueve.

Esta mala segunda mitad, no obstante, hizo a los Lakers entrar en los libros de historia de la NBA. Su ventaja era tal al descanso que se convirtieron en el primer equipo en ganar un partido por dobles dígitos pese a perder el tercer y cuarto parcial por 10 o más puntos cada uno, según datos de ESPN. De esta forma, lograron con más luces que sombras extender a tres su racha de triunfos consecutivos, y se mantienen invictos ante equipos por debajo del 50% de victorias con un 18-0.

(Fotografía de portada: Jayne Kamin-Oncea/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Jonathan Isaac abandona lesionado el partido ante los Wizards