Los Lakers, liderados por Davis, no dan opción a los Rockets


Los Angeles Lakers continúan firmando un arranque de temporada de lo más solvente. El cuadro de Frank Vogel se hizo esta madrugada con su octava victoria del curso, más de las que suma cualquier otro equipo, al vencer a los Rockets por 102-120 en un choque sin demasiada historia. Los angelinos fueron por delante prácticamente de principio a fin y llegaron a mandar por hasta 32 puntos, permitiéndose dar bastante descanso a sus estrellas y cerrar el choque sin apenas sobresaltos.

Con sus 29 puntos en algo menos de 30 minutos, Anthony Davis fue el principal responsable de que el cuadro californiano viviese una noche tan tranquila. El ala-pívot rompió el partido en la primera mitad al llegar a los 21 tantos con un 8/8 en tiros de campo al descanso, y con sus 3 tapones se encargó además de echar el cerrojo a su propio aro para que la distancia no parase de crecer. Su presencia en pista se saldó con un parcial de +29 para los suyos, evidenciando su enorme impacto y la incapacidad de los Rockets para compensar su aportación.

LeBron James, con 18 tantos, fue el segundo máximo anotador de los Lakers, actuación que redondeó con 7 asistencias y sendos rebotes. Además, la amplia rotación permitió que varios hombres del banquillo firmasen también grandes actuaciones, destacando especialmente Montrezl Harrell con 16 puntos y Talen Horton-Tucker con 17 y un 7/8 en el tiro.

En Houston, Christian Wood y James Harden volvieron a ser los más destacados con 23 y 20 tantos respectivamente, y de hecho fueron ellos quienes comandaron el intento de remontada de los texanos en el tercer cuarto, aunque nunca pudieron hacer que la distancia bajase de las dos cifras. John Wall, con 14 puntos, fue el tercer jugador de los Rockets en superar la decena, aunque, como sus compañeros, estuvo lejos del gran nivel exhibido en diversos momentos de la temporada.

Morris y Cousins acabaron expulsados

Si bien el partido no estuvo demasiado competido en lo deportivo, sí tuvo algunos momentos de tensión en lo personal, pues las chispas entre DeMarcus Cousins y Markieff Morris no tardaron en saltar. Cuando quedaban dos minutos para el final del primer cuarto ambos jugadores se enzarzaron en un duelo de empujones en el que los dos fueron sancionados con una falta técnica, pero dado que el de los Lakers propinó un empujón notablemente más ostentoso y con el partido ya detenido, se le sancionó también con una falta flagrante de tipo 1 que le costó la expulsión tras menos de tres minutos sobre la pista. El de los Rockets logró evitar dicho castigo, aunque no tardaría tanto en buscárselo de nuevo, esta vez con éxito.

Ni siquiera había transcurrido un minuto del segundo cuarto cuando el pívot, tratando de detener una penetración a canasta de LeBron con una falta, golpeó a James en la cabeza y fue sancionado con una falta flagrante de tipo 2. Al igual que a Morris, la acumulación de ambas sanciones le costó un viaje prematuro a los vestuarios, poniendo fin a su actuación con apenas 8 minutos de juego.

(Fotografía de portada: Carmen Mandanto/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.