Los Lakers no dan opción a Portland y ponen el 3-1 en el Día de Kobe


Los Angeles Lakers acabaron con las opciones de los Blazers en el Game 4 en un abrir y cerrar de ojos. Quizás inspirados por el Día de Kobe –el 24 de agosto hace referencia a sus dos dorsales– los chicos de Frank Vogel pasaron por encima de Portland poniendo en el electrónico un contundente 43-25 al final del primer cuarto y un definitivo 80-51 al descanso; todo ello vistiendo las camisetas negras ‘Black Mamba’, con las cuales homenajearon a Kobe Bryant y a su hija Gianna. Fue un partido emotivo con el que pusieron el 3-1 en la serie.

“Queremos que este sea un día para celebrar su vida y trasladar toda esa emoción a lo que hacemos sobre la cancha. “Siempre hemos querido encarnar lo que él representó y todos sabemos que él querría que mantuviéramos el pie sobre el acelerador a pesar de haber ganado dos partidos seguidos”, explica Frank Vogel al concluir el encuentro.

Lo cierto es que para los de oro y púrpura fue un paseo. Mientras los Blazers parecen haberse quedado sin gasolina –Damian Lillard se quedó en 11 puntos y se retiró en el tercer cuarto con molestias– los Lakers parecen ir cogiendo un ritmo crucero que les da para ni inmutarse ante un conjunto como el de Oregon. LeBron James se fue hasta los 30 puntos y 10 asistencias en 28 minutos; tal combinación de puntos y pases de canasta no se veía en un jugador de los Lakers en playoffs desde 2010 con Kobe como protagonista.

La eliminatoria parece vista para sentencia. Portland hizo un enorme esfuerzo para alcanzar los playoffs y si premio ha sido medirse a uno de los mejores equipos de la NBA. Tras el primer partido, en el cual vencieron, parecían tener una legítima y escasa posibilidad de eliminar a los californianos. Ahora, visto el nivel de ambos con los Lakers a buen rendimiento, el 4-1 parece inevitable; y eso que Jusuf Nurkic sigue sorprendiendo tras su grave lesión y anoche se fue hasta los 20 puntos y 13 rebotes.

Davis, problemas en la espalda

Anthony Davis solo pudo jugar 18 minutos para irse hasta los 18 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias. En el tercer cuarto el ala-pívot angelino hubo de abandonar la cancha por espasmos en la espalda. Al rato regresó de vestuarios con un dispositivo de estimulación eléctrica alrededor de su zona lumbar para sentarse junto al banquillo y ver el final del partido. Con la victoria cerrada, Davis aseguró que su espalda está bien y que él mismo estará bien en referencia a lo que resta de playoffs. Los Lakers necesitan que así sea.

Exteriores en ritmo

Los Lakers parecen haber solucionado uno de sus mayores problemas en la burbuja: el tiro exterior. En el cuarto partido contra Portland los aleros estuvieron a buen nivel hasta el punto de que Danny Green firmó un 3 de 4 en triples, Kentavious Caldwell-Pope un 2 de 3 y Kyle Kuzma desde el banquillo un excelente 5 de 9. Esta es justo la clase de efectividad que necesitan los angelinos de cara a ser un equipo prácticamente imparable.

(Fotografía de Kim Klement-Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.