Los Mavericks prolongan su buena racha derrotando a los Timberwolves

Los Dallas atraviesan un gran momento de forma. Así lo demuestra el balance de 9-1 que la franquicia texana ha acumulado en sus últimos diez encuentros, el último de los cuales se saldó con un triunfo ante los Minnesota por 121-114 que les hizo alcanzar las 15 victorias en lo que va de curso. Esto les permite afianzarse en la cuarta plaza del Oeste, relegando a los de Mineápolis a la séptima tras impedirles mejorar su registro, que es ahora de 10-10.

Fueron vitales para ello los 41 puntos anotados por los de Carlisle en el último cuarto, periodo en el que llegaron a un nivel de brillantez que apenas se vislumbró en los tres anteriores. De hecho, durante el tercero el control del duelo había quedado en manos de los visitantes, que dieron continuidad a su buen cierre de primera mitad llevando la ventaja hasta los 11 tantos (62-73), momento que hizo saltar las alarmas y dio inicio a la reacción a los Mavs

Mucho más que Doncic

, con 9 puntos logrados en el tercer periodo (todos ellos tras verse 11 abajo), fue el primero en levantar a los suyos de su pequeño tramo de crisis, labor que culminaría con un sensacional cierre de partido. Sus 14 tantos en el último cuarto hicieron de él el hombre más determinante del mismo, y sirvieron para recordar que, pese a que acapare los focos como el que más, sus compañeros están capacitados para ganar sin una versión estelar del esloveno.

Luka terminó con 22 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias, números nada desdeñables y que solo se ven empequeñecidos por el grandísimo nivel al que venía y por sus malos porcentajes de tiro. El base solo pudo anotar uno de los ocho triples que lanzó, y terminó con un 8/22 en tiros de campo que también deja bastante que desear, aunque pudo marcharse tranquilo al ver cómo el resto de la plantilla le ayudaba a rematar la faena. El base, de hecho, no fue ni siquiera el máximo anotador de los suyos, algo que no le pasaba desde el 29 de octubre, pues los 24 puntos de Powell, que firmó un 9/9 en el tiro, le hicieron brillar en la faceta ofensiva.

Destacó también , autor de 19 tantos, mientras que Maxi Kleber y Brunson aportaron 12 y 16 respectivamente partiendo desde el banquillo.

Fin a la racha como visitantes

Los Timberwolves son un caso extraño dentro de la competición, pues son actualmente el único equipo con un balance negativo como local y positivo a domicilio. Los de Saunders habían ganado en sus últimas cuatro salidas, y no estuvieron lejos de prolongar su racha en el American Airlines Center, pero dejaron escapar su ventaja en el último tramo pese a que eran los locales quienes afrontaban la segunda noche de un back to back.

Parte de la culpa de este bajón de rendimiento final la tuvo el hecho de que solo lograse anotar dos puntos en el último cuarto. El pívot, que había estado magnífico en el tercero, no pudo dar continuidad a su mejor versión, aunque terminó el duelo con unos notables 26 tantos, 9 rebotes y 7 asistencias. La misma cantidad de puntos firmó Andrew Wiggins, aunque el canadiense tampoco tuvo su partido más lúcido, pues se quedó en un pobre 7/24 en lanzamientos de campo.

Mucho más fino estuvo , tercer espada del equipo en Dallas tras alcanzar los 22 tantos en solo 13 lanzamientos, de los que anotó 8, incluido un 6/10 en triples). Por su parte, se fue hasta los 11, redondeando su noche con 8 rebotes, 6 asistencias y 2 tapones.

(Fotografía de portada: Ronald Martínez/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Sigue sin haber fecha para el regreso de Victor Oladipo

Portland se impone a Sacramento y continúa recuperando posiciones

Siguiente