Los New York Knicks se van con ‘las manos vacías’ del mercado invernal

Pese a que pueda parecer imposible, los New York no han conseguido cerrar ningún acuerdo de traspaso en este pasado mercado invernal. Pese a que el General Manager Steve Mills lo intentó por todas las vías, la franquicia de la Big Apple tenía poca o ninguna pieza atractiva que pudiera interesar a alguna franquicia de la NBA.



Faried y Hamilton no llegaron

Uno de las grandes operaciones que manejaba la dirección deportiva era el nombre de Kenneth Faried. Hasta el último momento los Knicks intentaron hacerse con con el ala-pívot, no obstante la lesión de rodilla de frenó cualquier acuerdo.

En la posible operación también se hablaba de una salida de Beno Udrih a cambio de . Finalmente la franquicia de Colorado vio un mayor atractivo en Houston Rockets, dónde consiguieron al también base Aaron Brooks a cambio del alero.

El acuerdo con Los Angeles Clippers tampoco llegó a buen puerto

El equipo neoyorquino buscaba un base a la desesperada. Negociaron con los Raptors por Kyle Lowry, negociaron con los Hawks por Jeff Teague e incluso se habló de un triple traspaso con ambas franquicias para lograr el aterrizaje del pequeño base de Toronto. Sin embargo, nada convenció a los otros equipos.

Desechada la opción de Lowry y Teague, desde Nueva York apuntaban el interés por , base reserva de Chris Paul. La posible llegada del jugador de los Clippers levantó ampollas entre los aficionados de los Knicks. El supuesto acuerdo era de Raymond Felton e Iman Shumpert al conjunto angelino a cambio de , Reggie Bullock o . E incluso se barajó la posibilidad de incluir a . Por suerte o por desgracia, nada de ello consiguió cerrarse.

Nueva York se planteó la salida de Chandler

Tal como afirma el periodista Frank Isola, Steve Mills y los New York Knicks se plantearon una salida de Tyson Chandler ante la negativa de sus ofertas. El pilar defensivo del equipo podría haber salido. Pero habría que preguntarse, ¿a quién se lo habrían ofrecido?

Sin movimientos en el roster de los New York Knicks, Mike Woodson tendrá que lograr el objetivo de llegar a los playoffs con la misma plantilla que en los primeros 54 partidos de temporada. Con todos su ‘pros’ y sus ‘contras’, el entrenador tendrá que ingeniárselas para que vuelva el orden a un equipo que se ha mostrado bastante perdido.