Los racha de victorias de OKC llega a su fin en Dallas


Los Dallas Mavericks se hicieron con su cuarta victoria de la temporada tras derrotar a los Oklahoma City Thunder por 111-96. Los de Billy Donovan, que no pudieron contar con Russell Westbrook por tercera noche consecutiva, vieron cortada de esta forma su racha de siete triunfos seguidos, y sufrieron un frenazo en su escalada por el Oeste que, no obstante, no les hace perder su puesto entre los ocho primeros. Dallas, por su parte, continúa en la zona baja de la conferencia, pero toma algo de distancia con respecto a los Phoenix Suns, colistas.

El rookie Luka Doncic fue el mejor del conjunto texano con 22 puntos logrados con un 9/16 en tiros de campo, a los que añadió 6 rebotes, 8 asistencias y un robo de balón. El banquillo de los Mavericks tuvo también un papel fundamental, pues los suplentes anotaron 47 puntos (25 más que los de OKC) liderados por un espléndido J.J. Barea que acabó el choque con 21 tantos. Alcanzaron también los dobles dígitos Dennis Smith Jr. con 10 puntos, y Harrison Barnes y Dorian Finney-Smith, ambos con 11.

En los Thunder, la baja de Westbrook pesó más que en los duelos anteriores, ya que, aunque Dennis Schröder cumplió en el puesto de titular con 19 puntos y 6 rebotes, su presencia en el primer quinteto dejó a la segunda unidad algo falta de anotación. Los mejores, como en el último partido ante los Rockets, fueron Paul George y Steven Adams, ambos con 20 puntos y 13 rebotes, aunque el alero sumó también 6 asistencias y 2 robos. Por último, Jerami Grant logró alcanzar los 13 tantos con solo 6 lanzamientos a canasta.

Con el ROY en el horizonte

Pese a las dudas sobre su adaptación a la NBA, el impacto de Luka Doncic en la liga americana está siendo importante desde el inicio del curso. El esloveno, con 20,3 puntos y 4,5 asistencias por partido, es el rookie que más anota y el segundo que más asiste, todo ello con una regularidad impropia de un jugador de primer año y demostrando su capacidad para conducir a los suyos hacia triunfos como el de anoche. Doncic cumple día sí día también, y de hecho el partido ante los Thunder fue el séptimo de sus 12 encuentros en el que acabó con más de 20 tantos en su casillero.

De esta forma, su candidatura para ser nombrado Rookie del Año está más que presentada. El base es ya un hombre capital en su equipo, y solo su elevado número de pérdidas (4,2), justificadas por el enorme peso que tiene en la creación de juego, ensombrecen los primeros pasos de un claro aspirante a obtener el galardón a final de año. Lo reciba o no, no hay duda de que su debut en la mejor liga del mundo es propio de alguien llamado a hacer grandes cosas.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.