Los Raptors asaltan Atlanta en un partido trampa

Los han sumado su cuarta victoria consecutiva tras imponerse con sufrimiento (117-122) a Atlanta en un partido que tenían encaminado y que se les terminó por complicar en los últimos minutos. Los canadienses arrancaron el último cuarto con tan solo un punto de ventaja pero entonces apareció para sumar 17 tantos (27 en total) con los que parecía sentenciar el duelo. Sin embargo, los visitantes pecaron de exceso de confianza y los devolvieron el golpe con un parcial de 15-3 en apenas minuto y medio. El empuje rival amenazaba con culminar la remontada pero VanVleet (20 puntos) asumió la responsabilidad con siete puntos consecutivos con los que llevar el triunfo de regreso a Canadá.

Y eso que el duelo había comenzado de forma apacible para los intereses visitantes. La velada no se presentaba especialmente exigente. Los graves problemas de los Hawks para cerrar el rebote (urgente el fichaje de un ‘5’ defensivo) permitieron a los Raptors jugar con las primeras ventajas del encuentro. Siakam aprovechaba la endeble pintura rival para hacer daño en el poste bajo, mientras Marc sumaba el primer lanzamiento exterior del partido.

Los de Lloyd Pierce eran incapaces de romper las líneas defensivas canadienses, cometiendo excesivas pérdidas de balón fruto de la precipitación y de la mala toma de decisiones ofensivas. Una circulación de balón de la que si podían presumir los Raptors. Lowry movía con sentido y verticalidad el juego canadiense y VanVleet se encargaba de intensificar la sangría defensiva en transición.

La salida a pista de Bruno Fernando equiparó ligeramente la batalla en la pintura. comenzó a entrar en juego, anotando con continuidad y conectando en el interior con el propio Fernando y John Collins (17 puntos y 11 rebotes). Una nueva exhibición (42 puntos y 15 asistencias) sin premio del sophomore, quien esta vez sí contó con mayor apoyo por parte de sus compañeros.

Sin Alex Len en pista por lesión, las carencias interiores de los Hawks se intensificaron y Siakam desgranó poco a poco la resistencia rival. Con la salida a pista de la segunda unidad, Hollis-Jefferson y McCaw mantuvieron un alto ritmo de juego para seguir sumando al contraataque aprovechando las numerosas pérdidas del contrincante (22) y elevar así las diferencias hasta los once puntos. Cuando peor pintaban las cosas, cuatro triples repartidos de forma equitativa entre Kevin Huerter y De’Andre Hunter igualaban la contienda. Un lanzamiento exterior que se le resistía a los canadienses y en el que insistieron sin resultado al descanso (4 de 24). Poco a poco, la ofensiva de los Raptors se fue atascando y los Hawks comenzaron a trabajar con mayor fluidez, consiguiendo irse al descanso con una ventaja de tres puntos.

Los locales regresaron a la pista con mucha más hambre de la mano de Young y Collins. La buena circulación de balón mareó por momentos a unos irreconocibles y toscos Raptors que pagaban el precio de jugar su tercer partido en apenas cuatro días. Un triple de Reddish después de otra gran jugada colectiva obligaba a Nurse a pedir tiempo muerto ante la amenaza de rotura de partido. Sin acierto exterior, los canadienses se veían obligados a atacar la zona, donde chocaban una y otra vez con la marea de manos y cuerpos planteada por Lloyd Pierce.

En pleno conato de incendio, los visitantes demostraron una vez más la gran profundidad y versatilidad de su banquillo. Norman Powell (quinto partido consecutivo para él con al menos 20 puntos) hizo acto de presencia para comenzar a equilibrar la balanza con dos triples que insuflaban aire a su equipo, mientras Hollis-Jefferson, Davis y McCaw, secundaban la rebelión visitante. Los Hawks eran incapaces de frenar las numerosas alternativas de los Raptors mientras veían como Hunter, Huerter y Collins tenían que irse al banquillo a causa de la acumulación de faltas.

Así, un desencadenado Powell dinamitó el aro rival con cuatro triples e Ibaka se unió a la fiesta con otros dos para lograr todos aquellos lanzamientos exteriores que se les habían resistido hasta entonces y disparar las diferencias por encima de los 15 puntos. Todo parecía decidido pero Young quiso que la emoción se prolongara un poco más. Sin embargo, su esfuerzo fue insuficiente. Los Hawks murieron en la orilla y cierran así su 34ª derrota de la temporada. Los Raptors (29-14), por su parte, aseguran la tercera posición de la Conferencia Este una noche más.

(Fotografía de portada de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Lakers y 76ers muestran interés por Derrick Rose

Siguiente