Los Raptors suman su primer triunfo con doble-doble de Kawhi Leonard

Tras el aperitivo del primer día de competición, la NBA arrancó anoche para el grueso de los equipos de la Liga. En 11 pabellones distintos se lanzó el balón al aire para que 22 franquicias diesen arranque al curso 18-19, y dos de las que más cambios habían vivido en verano coincidieron en Scotiabank Arena: los nuevos de y los en su segunda etapa post-LeBron.

Sobre Kawhi precisamente estaban puestos todos los focos. El ex de los Spurs disputó sus primeros minutos oficiales con la camiseta de Toronto, y lo hizo firmando un nada desdeñable doble-doble de 24 puntos y 13 rebotes, al que añadió además 2 asistencias. El alero no terminó de alcanzar su versión más temible, pero dejó un anticipo más que interesante de lo que es capaz de hacer con su nuevo equipo. Hay un trono libre en el Este ,y no hay duda de que Leonard está dispuesto a ocuparlo. Los Raptors se impusieron por 116 a 104.

Un debut prometedor

Kawhi entró algo frío al partido, tratando de ser protagonista desde el principio pero acumulando un par de errores en sus lanzamientos. No obstante, un par de acciones relativamente aisladas le permitieron ir sumando sus primeros puntos e ir adquiriendo confianza, y poco a poco comenzó a sentirse importante.

El alero fue lo suficientemente inteligente como para leer lo que necesitaban los suyos, y optó por renunciar a cierto protagonismo en pos del funcionamiento colectivo. Los Raptors, especialmente en el segundo cuarto, realizaron un gran ejercicio de juego coral, y Leonard optó por ayudar a que este fluyese y aprovecharse de él cuando le tocaba ejercer de finalizador. Si bien es cierto que en diversas ocasiones buscó situaciones de aclarado para tratar de atacar desde el poste, en muchas de ellas acabó sacando el balón en cuanto vio que había desajustado a la defensa y que sus compañeros tenían más opciones de anotar.

En el tercer periodo, llegaron los mejores minutos tanto para él como para el equipo. Con una arrolladora salida de vestuarios, los canadienses llevaron la ventaja por encima de los 20 puntos, y Kawhi logró superar también la veintena en su casillero particular. Aunque Cleveland lo intentó, nunca pudo reducir completamente la distancia que los de Nurse abrieron en este tramo, y el encuentro acabó cayendo para el lado local.

Lowry, cerebro y motor

Pese a que fue Leonard quien acaparó los focos, la figura del encuentro fue . El base no solo sumó 27 puntos con un 10/12 en sus lanzamientos, sino que realizó un excelente trabajo en la dirección y creación del juego. Los mejores tramos de los Raptors llegaron con él a la cabeza, pues hizo gala de su excelente capacidad para interpretar las situaciones, encontrar a compañeros en situaciones de ventaja, y activar la buena circulación de balón de la que presume este equipo tras el lavado de cara que le dio Casey la temporada pasada. De hecho, se encargó de ir metiendo a Kawhi en el partido regalándole la primera canasta en un contraataque.

Merece mención también la actuación de Pascal Siakam, que volvió a demostrar sus virtudes en ambos lados de la cancha anotando 13 puntos y siendo un pilar fundamental en la defensa canadiense. También superaron la decena de puntos Fred VanVleet (14), siempre correcto en su labor de sexto hombre, y Danny Green, que debutaba también con Toronto y lo hizo con 11 puntos, 9 de ellos desde el triple.

Nueva vida en Cleveland

La última vez que los Cavaliers visitaron Toronto lo hicieron para poner el 2-0 en la serie de playoffs con 43 puntos de LeBron James. Mil cosas han cambiado desde entonces, incluido el nombre del pabellón (Air Canada Center por aquel entonces), situación a la que los de Tyronn Lue tendrán que acostumbrase. Al fin y al cabo, han pasado de tenerlo todo a ser uno más.

Los de Ohio demostraron ayer que no están dispuestos a tirar la temporada, e incluso cuando el partido parecía roto lograron reengancharse y obligaron a los Raptors a luchar hasta el final. Hombres como , que firmó un doble-doble con 17 puntos y 10 rebotes, o Jordan Clarkson, que alcanzó los 15 puntos, dieron un paso adelante con respecto a lo que ofrecieron el año pasado, y dejaron claro que la ausencia de LeBron no es motivo para dar por muerto a este equipo. No obstante, se hizo más que evidente el salto de calidad entre una plantilla y otra.

Quien no estuvo a la altura fue , quien, ya como líder absoluto del equipo, logró 21 puntos pero con un paupérrimo 27,8% de acierto. Tampoco fue el mejor partido posible para Collin Sexton, que se estrenó en la NBA con 9 puntos pero que, quizás a causa de la sobreexitación, se precipitó en algunas decisiones y acabó acumulando 4 pérdidas, 4 faltas y un 2/7 en el lanzamiento. Es de suponer que ambos ofrecerán una mejor versión a lo largo de la temporada, por lo que, si el resto de hombres mantienen el nivel de anoche, es posible que podamos ver a estos Cavs tratando de hacerse con un hueco entre los ocho primeros del Este. Sería una forma digna de asumir la marcha, ya para siempre, del mejor jugador de su historia.