Los Rockets ganan en Phoenix con un gran Patrick Beverley; Dragic, magnífico

112 – 115

En la gran noche de y , un invitado inesperado se coló en la fiesta.



encestó la canasta más importante de la noche a falta de 34 segundos para el final del partido, un triple que adelantaba a su equipo de forma definitiva. Posteriormente encestó dos tiros libres, llegando así a 12 puntos en el último cuarto, vitales para los Rockets.

Beverley, alguien que “no se asusta” según su entrenador Kevin McHale, finalizó con 20 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias y 3 robos en 33 minutos.

Dwight Howard estuvo magnífico a pesar de que sus estadísticas solo anuncian 25 puntos, 9 rebotes y 2 tapones y colaboró activamente con 23 puntos y 7 asistencias.

Cara y cruz para Dragic

Los Suns controlaron el marcador en el tercer cuarto gracias a los 37 puntos que anotaron en ese periodo, pero no pudieron mantener el ritmo anotador en el último y acabaron sucumbiendo en una noche muy especial para Goran Dragic.

El base esloveno, motivado por enfrentarse a su antiguo equipo, logró 35 puntos, la marca más alta de su carrera. Sin embargo, se le quedará el mal recuerdo de haber fallado el triple que podría haber forzado la prórroga. Hasta entonces había convertido 5 de los 7 triples intentados.

Dragic terminó con un 14 de 20 en tiros de campo, llegando a encestar 10 canastas consecutivas durante el partido. Remarcable fue su segundo cuarto: 19 puntos con 7/7 en lanzamientos.

consiguió 23 puntos y 21 tantos.

“No podemos empezar los partidos así”, explicó Dragic en referencia al 30–16 encajado por Phoenix durante los primeros 12 minutos. “Estábamos 18 puntos abajo en el marcador y se gasta mucha energía en remontar. Después de eso tienes el depósito vacío en el último cuarto y por eso es por lo que hemos perdido hoy”.

Rockets y Suns no se volverán a enfrentar en temporada regular. Los tejanos han vencido en las series entre los dos equipos al lograr dos victorias en los tres partidos disputados.