Los Rockets ganan un tenso duelo tejano en Dallas

Como rivales de división, y están destinados a enfrentarse cuatro veces al año en temporada regular. Y, pese a que ambos equipos se encuentran en polos opuestos del Oeste, la rivalidad se mostró de forma clara en el partido de este martes. Houston ganó con contundencia (107-123), pero la noticia estuvo en la tensión vivida entre jugadores rivales, tanto dentro como fuera de la cancha.

Ocho técnicas, dos faltas flagrantes y una expulsión. No es el resumen esperado de un duelo entre equipos en diferentes ligas, pero fue el balance arbitral del Mavs-Rockets. El escaso cariño que se guardaban de duelos recientes (fue su cuarto partido en dos meses, todos con victoria de Houston) acabó explotando en su última cita del año.

Más allá de la cancha

Particularmente agria fue la relación entre y . El alero de los Rockets acabó expulsado al final del tercer cuarto tras recibir su segunda técnica y haberse enganchado con el pívot de los Mavericks en varias ocasiones. Después del partido, Ariza esperó a Mejri en la puerta del vestuario, con empleados de seguridad atentos a cualquier escalada de acontecimientos. El jugador tunecino, finalmente, salió del recinto sin cruzarse con Ariza y sin que la sangre llegara al río.

Para explicar esta reacción, desde el entorno de los Rockets se afirmaba que Salah Mejri había insultado a Trevor Ariza y a su familia. El propio Mejri, eso sí, negaba de plano esta acusación. Sea como sea, el partido nunca dejó de ser una batalla de enganchones y palabras poco halagadoras entre ambos equipos, a falta de igualdad en el marcador.

Solo 12 minutos de emoción

Solo el primer cuarto, gracias especialmente a Harrison Barnes (13 de sus 21 puntos en los 12 minutos iniciales) tuvo emoción. A partir de ahí, el juego fue propiedad exclusiva de los Rockets para desesepero de Dallas. James Harden (34 puntos, 11 asistencias y 5 rebotes) dirigió de nuevo con maestría a su equipo, con los triples de Ryan Anderson (22 puntos) como su mejor aliado.

El desequilibrado marcador, solo maquillado en el último cuarto para los Mavs, sirvió al menos para el debut de Pierre Jackson. El base, posiblemente el mejor jugador de la D-League en la presente campaña, aportaba 7 puntos y 2 asistencias en su primer partido con Dallas.

Dallas se queda de nuevo con el último puesto en solitario del Oeste con un balance de 9-23, pese al regreso de Dirk Nowitzki y Andrew Bogut (ninguno jugó más allá de la primera mitad). Por su parte, Houston se queda tercero con 22-9 tras acumular otro triunfo que les permite mantener la estela de Warriors y Spurs.