Los Rockets rompen su racha negativa apabullando a los Jazz sin Dwight Howard

124 – 86

Tras tres derrotas consecutivas en la carretera, los Rockets regresaban a Houston para recibir a los Utah Jazz en un partido que encaraban con la necesidad de recuperar las sensaciones perdidas. Y lo hicieron, exactamente con una diferencia de 38 puntos, con un que se erigió como el mejor sobre la pista con 30 puntos, 5 rebotes y 4 tapones, y sin , ausente por lesión.



Los tejanos comenzaron el partido sin dar opción a su rival y fruto de ello alcanzaron una ventaja al descanso de 19 puntos (60-41). Con la tranquilidad que daba el resultado, , que había jugado más de 43 minutos en tres de los cuatro últimos partidos, pudo descansar al estar únicamente 27 minutos en pista en los que aportó 15 puntos.

Además del partidazo de Jones, destacaron las actuaciones de (19 puntos), (17 puntos y 9 asistencias) y (12 puntos y 11 rebotes).

Doble-doble de Asik tras casi un año

El pívot turco rememoró ante los Jazz un pasado más feliz en el plano personal al salir en el quinteto titular y conseguir 12 puntos y 11 rebotes, o lo que es lo mismo, un doble-doble que no lograba desde el mes de abril de la temporada pasada.

Howard, lesionado

Nadie tiene constancia de cuándo se ha producido la lesión, tanto es así que todos contaban con su presencia en la cancha hasta que los Rockets anunciaron su ausencia 40 minutos antes del salto inicial. Según la franquicia tejana, el pívot sufre una distensión muscular leve en el tobillo izquierdo. Howard era el único jugador de los de Houston que había estado de inicio en todos los partidos de la regular season.

Por parte de los Jazz destacaron los 15 puntos de y . no tuvo su mejor partido y se quedó en 10 puntos con una serio de 4 de 13 en tiros de campo.

Lectura positiva de Corbin

Pese a la clara derrota, el entrenador de los Jazz, Ty Corbin, entiende que partidos así sirven para que sus jugadores jóvenes aprendan. “Es una valiosa lección para los chicos jóvenes. Ellos tienen que aprender a estar listos cada noche. Hoy no lo hemos estado. Era como si estuviésemos corriendo sobre el barro y no fuésemos capaces de salir de él”.