Los Rockets sacan su mejor versión

Vencer a San Antonio y hacerlo el día de Navidad, da alas cualquiera. Los Houston , probablemente y a pesar de hollar zona de Playoffs, una de las grandes decepciones de la temporada hasta el momento —un entrenador destituido, Dwight Howard desconocido e insatisfecho, Ty Lawson desaparecido y lejos de su nivel MVP—, necesitaban un cambio de rumbo; lo acaecido esta noche, puede ser justo el impulso que buscaban.

Vencer el duelo tejano significaba imponerse al segundo mejor equipo del momento. Derrotar al conjunto de era pararle los pies a un rodillo que venía de ganar ocho de los últimos diez últimos partidos y desplegando un baloncesto excelso.

A los Rockets ,en un principio, si hay que temerlos es por sus potentes bazas ofensivas; sin embargo, si han logrado llevarse el derbi en esta ocasión es por su tremenda disciplina atrás. Un sacrificado denuedo en defensa ha sido el motivo por el que los Spurs han terminado con 40,9% en tiros de campo y sólo 26,3% desde el perímetro. Ello en un equipo que en lo que llevamos de temporada promedia, respectivamente en ambos campos, 48,6 y 37,5 por ciento.

Leonard vs Harden

En un duelo plagado de jugadores de perfil All-Star, sobresalían dos especialmente. James Harden y eran carne de espectáculo esta madrugada, y no han decepcionado. En términos de estricta anotación, duelo de titanes y lógicas tablas. Ambos terminaron clavando la veintena. El alero de San Antonio añadió además 7 rebote, 4 asistencias y 5 robos, y una serie de 8/9 en tiro.

Harden, por su parte, estuvo absolutamente negado en la primera mitad de cara al aro, resucitando en la segunda parte para anotar 18 de sus 20 tantos finales; a ello sumó 9 asistencias y 4 rebotes, en una ronda de 7/21 en lanzamientos.

Otras figuras destacadas fueron, en la columna de los locales, Terrence Jones —quien sigue saliendo desde el banquillo— con 14 puntos y Jason Terry con 12, anotando casi todo lo que pasó por sus manos. Howard realizó un doble-doble de 11 puntos y 12 rebotes.

En los visitantes apenas acompañaron LaMarcus Aldridge con 18 tantos y 9 rebotes y, como no, Tim Duncan, con su enésimo doble-doble de 13 puntos y 11 capturas. Etéreo estuvo Tony Parker, quien en 29 minutos sólo logró aportar 2 puntos y 3 asistencias, viendo aro en sólo una vez de las siete que lo buscó.

Fallido intento de Hack-a-Howard

El Toyota Center de Houston veía como, tras liderar el primer cuarto, los visitantes daban la vuelta al marcador para marcharse al descanso cinco arriba, pero tras el pertinente asueto fueron los locales quienes salieron desatados dispuestos a hacer de su feudo el Abismo de Helm. Defensa y más defensa.

“Somos más que capaces”, decía ‘La Barba’ —jugador altamente cuestionado por su compromiso al custodiar su mitad del campo— al término del choque respecto al potencial defensivo de su equipo. “Tenemos que encontrarnos a nosotros mismos. Encontrar esa energía, esa unión y consistencia defensiva cada noche”.

Harden estuvo particularmente acertado en los minutos finales en lo que mejor se le da: anotar. un parcial de 8-2 les situaba con ventaja en el marcador; 78-71 a falta de cinco minutos en un intercambio de puntos entre Harden y Duncan, y en el que los tres puntos que otorga la línea de 7,25 fueron fundamentales. “Aquellos dos triples cambiaron el rumbo”, decía Pops al final del choque explicando una mala defensa que permitió a Harden lanzar con el campo despejado.

Fue entonces cuando en el guión spur se leyó la poco querida táctica de tentar a la suerte de la muñeca de madera. Dos envíos sucesivos de Howard a la linea de personal que desembocaron en cuatro tiros libres fallados e inmediato recorte de distancias. Pero los Spurs siguieron en el tiro más erráticos de lo habitual, y el último intento de “hack” llegó a falta de 1:59, lo que significó tiro libre para el pívot de  Houston y extra de posesión. Finalmente 84-88 y tremendo bálsamo local.

Como dato curioso, en dos banquillos que suelen aportar bastantes puntos, fue esta vez el de J. B. Bickerstaff el que marcó las diferencias con 41 puntos por los 26 del rival.

Con este triunfo los Rockets ven como en su balanza vuelve a pesar más el saldo positivo, con 16 victorias por 15 derrotas y se mantienen séptimos en el Oeste empatados con los Grizzlies, mientras que los Spurs siguen cómodos y en solitario en su segunda plaza.

 


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Ni Curry ni LeBron, en Navidad manda Green

Los Clippers se complican la vida ante los Lakers

Siguiente