Los Rockets se reencuentran con la victoria en Brooklyn

Los Houston sumaron su segundo triunfo de lo que va de temporada tras imponerse por 111-119 en la cancha de los Brooklyn . Esta victoria, si bien no hace que los de D’Antoni dejen de estar en una situación muy delicada, aporta algo de luz a un equipo en el que hasta ahora no parecía haber signos de esperanza a los que agarrarse. Si un balance de 2-5 resulta un tanto desolador para una franquicia sobre la que había tantas expectativas, un 1-7 habría sido ya una hecatombe absoluta.

En ausencia de James Harden, se vistió de líder y tiró de los suyos con 32 puntos, 11 asistencias y 7 rebotes. El base jugó su mejor partido de la temporada, tanto a nivel de números como de sensaciones, y de hecho en sus minutos en pista los Rockets tuvieron un parcial de +20. Aunque quizás buscó ser demasiado protagonista en ataque (lanzó a canasta 27 veces), se le vio muy comprometido y consciente de las urgencias del equipo.

Otro que firmó su mejor actuación de lo que va de curso fue . El alero se fue hasta los 28 tantos, su mejor marca anotadora con Houston, y lo hizo con un 6/9 en triples con el que demostró estar capacitado para ser una pieza clave en la faceta anotadora. Destacaron también con 21 puntos y con un doble-doble de 22 tantos y 13 rebotes.

Por parte de los Nets, fue una vez más el mejor del equipo con 29 puntos, seguido por los 18 de , quien firmó un 4/4 en sus lanzamientos desde el triple. Además, D’Angello Russell y anotaron 12 tantos cada uno, aunque ambos lo hicieron con pobres porcentajes de tiro. El ex de los Lakers no pudo pasar de un 5/14, mientras que Dinwiddie se quedó también en cinco canasta de 13 intentos.

Sin tiempo para celebraciones

Pese a que esta victoria era imprescindible para los Rockets, los de D’Antoni no pueden permitirse pensar demasiado en ella. Su balance de victorias y derrotas continúa siendo desastroso, siguen estando en el vagón de cola del Oeste, y la urgencia por ir sumando triunfos no ha desaparecido en absoluto. Es más, dada la más que probable vuelta de James Harden para el partido de esta noche en Chicago, todo lo que no sea ganar volvería a encender las alarmas.

El de anoche fue el primero de una gira de cinco encuentros de Houston lejos del Toyota Center, gira que les llevará a canchas realmente complicadas como las de Pacers, Thunder y Spurs. O dan continuidad a los síntomas de mejoría que se vieron en Brooklyn, o podemos encontrarnos a unos Rockets más despegados del octavo puesto de lo que cualquier habría imaginado.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Ganar o ganar: el crédito de Luke Walton se agota en los Lakers

OKC encadena cuatro triunfos seguidos y hunde aún más a los Wizards

Siguiente