Los Spurs arrasan el Madison en el retorno de J.R. Smith

120 – 89



Si desigual se preveía antes del salto inicial, más lo fue sobre la pista. La visita de los San Antonio Spurs al Madison Square Garden empezó como un paseo y terminó con un intercambio de canastas inútiles en el último cuarto.

24 puntos de , con seis triples, otros 17 de Tony Parker y un nuevo doble-doble de con 10 puntos y 11 rebotes, fueron las piezas en las que se apoyó el juego coral de los tejanos para endosar un 35-17 en el primer cuarto para dejar el partido prácticamente cerrado. Los Knicks por su parte tuvieron como máximos anotadores a y , ambos con 16 puntos; , que reaparecía tras la sanción, sólo pudo anotar cinco puntos con una serie de uno de nueve en los lanzamientos.

Sin Tyson Chandler, Mike Woodson apostó por un quinteto de pequeños en el que coincidieron Pablo Prigioni, Raymond Felton e Iman Shumpert, además de Carmelo Anthony y Andrea Bargnani, quien empezó como ‘cinco titular’. El planteamiento no le pudo salir peor al técnico de los neoyorkinos, que vio como el primer cuarto se convertía en pesadilla. Pese al mal comienzo, los Knicks no se dieron por vencidos y acortaron algo las distancias al descanso (61-45).

Esa pequeña reacción se vino abajo en el tercer cuarto con un parcial de 29-15 a favor de los Spurs que dejó el último periodo como un nuevo partido entre los jugadores de fondo de banquillo de ambos equipos. Al final, 31 puntos de diferencia entre dos conjuntos que viven situaciones opuestas.

Los Spurs logran así su cuarta victoria consecutiva y empiezan a acomodarse en ese ritmo crucero que les ha llevado a ser un aspirante al anillo durante más de una década. Los Knicks por su parte se quedan con un récor de 2-4 que no hace otra cosa que acrecentar las dudas sobre un proyecto que se anunciaba ambicioso, y que por ahora no arranca.