Los Wolves terminan el curso a lo grande

Si lo que hemos visto en las semanas finales es la semilla de lo que veremos germinar la temporada que viene en los Minnesota … ojo.

Acaban el curso antepenúltimos en el Oeste, pero con inmejorables sensaciones para la joven camada en el partido que ponía punto y aparte a la campaña en el Target Center. Vencieron a unos New Orleans de circunstancias por 144-109, consiguiendo así la mejor anotación de la historia de la franquicia, la cual hasta la fecha databa de 2014, frente a los Lakers, cuando encestaron 143.

El partido fue un festival multitudinario en la que no hubo jugador local sin su cuota de protagonismo. Un año que comenzó con en el banquillo y que hoy se cerraba con Sam Mitchell al mando, pero con Ryan y Debbie —hijo y esposa de Flip—, entregando a un trofeo recién acuñado: el ‘Flip Saunders Legacy Award‘, por su entrega y trabajo para la comunidad. La victoria fue el sello perfecto.

Futuro confirmado

Cada día es un nuevo paso, un nuevo ladrillo en este proyecto basado en el talento joven que son los Wolves. Anoche se confirmó como merecedor descarado al galardón de ‘Novato del año’ completando otra espectacular noche de 28 puntos, 14 rebotes y 2 tapones. Estuvo fantásticamente arropado. fue una dinamita desde el banquillo, con otros 28 tantos, sumó 21, 20 y Zach LaVine 19.

“Ha sido una montaña rusa, pero hemos disfrutado el paseo”, decía Mitchell a los micrófonos.

Tal cantidad de puntos debía tener su ración de asistencias, y éstas vinieron de la mano de sus dos bases. Ricky Rubio sumó 7 puntos, 10 asistencias y 5 robos, por los 9 tantos y 12 asistencias del rookie Tyus Jones, que desde la marcha de Andre Miller ha gozado de minutos y poco a poco ha ido respondiendo.

Hasta ocho jugadores de los Timberwolves anotaron algún triple, pero fue en la pintura donde hicieron sangre sin comedirse. 80 puntos bajo los aros, su mejor marca en los últimos 20 años.

Unos Pelicans irreconocibles

Anthony Davis, Tyreke Evans, Jrue Holiday, Eric Gordon… todos estos son jugadores que formaban parte del quinteto estelar de New Orleans a principio de temporada y de los que hoy no hubo rastro alguno.

Han sido con diferencia el equipo más golpeado por las lesiones este curso, y el equipo que se ha visto obligado a dibujar hoy Alvin Gentry explica un poco mejor la tunda recibida. Los mejores fueron con 28 tantos y —a buenas horas— con 24 puntos y 11 rebotes.

Con la temporada finiquitada sólo les aguarda dos cosas a este dúo de equipos: disfrutar de los Playoffs ajenos, y esperar el sorteo de la lotería del draft esperando sumar piezas importantes que les vuelvan a aupar a las copas de los árboles.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

La temporada imposible de Stephen Curry

Wittman no continuará en Washington

Siguiente