Los Warriors ganan en Houston y acaban con la racha triunfal de los Rockets

Era la mejor racha activa de la NBA, hasta que anoche aparecieron los para frenarla en seco. Golden State tomó Houston, acabó con la racha de nueve victorias seguidas de los y de paso se desquitó de la mala derrota del domingo ante los Suns. El triunfo visitante (104-106) permite a los de Steve Kerr consolidarse en la cima del Oeste con 46-21, 1,5 victorias por encima de los Nuggets. Para Houston, caer le supone bajar a la cuarta plaza, 42-26 de balance, el mismo que los terceros, los Thunder, y 0,5 victorias sobre los quintos, los Blazers.

Sin Durant, pero con Thompson, Curry y Cousins

Los Warriors contaban con la ausencia notable de Kevin Durant, pero tenían efectivos suficientes para sacar la noche de adelante sin él. , 13 puntos en el primer cuarto, lanzó a los suyos al inicio. Su ritmo veloz por momentos en las transiciones le vino muy bien a un Klay Thompson que con 30 puntos, la máxima del partido, y 5/10 en triples, supo encontrar la formar de herir a los Rockets. Estos aguantaron bien los envites y estaban dentro del partido al descanso (52-54). Para entonces, los dos únicos triples de Harden en la velada (2/11) ya habían sido conectados por La Barba, incluido un 3+1 mediado el segundo cuarto que hizo variar la desventaja del 34-46 al 38-46.

Poco a poco los Rockets fueron horadando la defensa de los Warriors e incluso llegaron a colocarse por delante en el tercer cuarto. Sin embargo aquí, otra vez Thompson, además de DeMarcus Cousins, 27 puntos y máxima anotación del curso para él, fueron muy efectivos para los intereses de los de Oakland, que llegaron a disfrutar de una ventaja superior a los 10 puntos en el último asalto.

A pesar de ello, Houston llegó con 100-104 a los últimos segundos y Chris Paul buscó la épica con un 2+1 exitoso que apretó el partido (103-104). Curry entonces tuvo la sangre fría de firmar un 2/2 en tiros libres en ese instante. La bola, claro, a la siguiente secuencia de ataque y menos de 10 segundos tenía que ir para Harden. Con 103-106 los Warriors le hicieron falta al 13 de los Rockets. Quedaban 6 segundos. Anotó el primero, falló el segundo y el rebote largo se fue hasta la mitad de la pista, para que todo terminara en manos de Curry. No hubo más.

Harden, 29 tantos y 10 asistencias, fue el máximo anotador de los suyos, bien asistido por Chris Paul, 24 unidades. Con este triunfo, los Warriors evitan ser barridos en los duelos directos ante los Rockets este curso y dejan la serie definitivamente en 1-3.

(Fotografía de portada: Streeter Lecka/Getty Images)