Los Warriors ponen énfasis en su segunda unidad


Los Golden State Warriors, con tres anillos y cuatro Finales consecutivas, tienen como principal obstáculo para revalidar título… a ellos mismos. Ni Houston, ni Boston, ni Oklahoma. Los Warriors, con la mejor plantilla de la NBA, deberán hacer hincapié en dos variables de carácter endógeno: la motivación y la autogestión.

En ambas, Steve Kerr tendrá un papel primordial, pero la segunda precisará de la ayuda de todo su cuerpo técnico. Porque de tener que buscarle el lunar al roster de GSW, éste sería su (falta de) profundidad. Tras las salidas de McGee, Young, Pachulia, West o McCaw (y antes de Barbosa, Bogut y Clark), las alternativas de garantía no son tantas como en años anteriores.

Los astros también cumplen años

Esto se agrava ligeramente si tenemos en cuenta un dato más. La edad del posible quinteto titular. Los cuatro fijos (Curry, Thompson, Durant y Green) suman para una media de 29 años. De desplegar la death lineup añadiríamos los 34 de Iguodala, y cuando Cousins regrese (28 otoños y recién salido de grave lesión) los casi treinta de promedio se mantendrán.

Esto significa que si Kerr, como en otras ocasiones, quiere curarse en salud, en lesiones, y no llegar ahogado a los playoffs, deberá dar buena cuenta de los suplentes. Ahí, polos opuestos, la juventud es la protagonista. Con Jordan Bell (23), Damian Jones (23), Kevon Looney (22), Jacob Evans (21) Tyler Ulis (22) o Quinn Cook (25), serán Shaun Livinstgon (33) y Jonas Jerebko (31) los que den el contrapunto de veteranía.

Con rotaciones dinámicas por las cuales los de Oakland siempre tendrán, mínimo, una o dos estrellas en pista, la producción ofensiva estará siempre más o menos asegurada. Es la parcela defensiva, esa en la que el equipo deambula durante seis meses y mejora drásticamente llegados los playoffs, la que quieren machacar durante la pretemporada para que cuando a los titulares les toque descansar, sus relevos sepan dar el tipo y mantener el nivel.

“Tenemos un equipo veterano, por lo que trabajar horas extra con los más jóvenes ahora para que aprendan los conceptos defensivos es fundamental, porque la temporada es muy larga”, ha dicho el técnico asistente de Golden State, Chris DeMarco.

Sangre joven, nueva e inexperta

“[Durante la temporada] es difícil encontrar tiempo para entrenar; con los back-to-backs no tendremos tiempo de trabajar esas cualidades que los más jóvenes deben desarrollar. Por eso, hacerlo ahora y trabajar con ellos de manera individual es importante”.

“El año pasado era complicado diseñar estos programas de entrenamiento y desarrollo porque teníamos demasiados veteranos. Apenas teníamos tres muchachos jóvenes con los que trabajar la faceta individual, pero ahora tenemos un buen grupo de unos cinco, seis o siete chavales que necesitan trabajar, y me gusta el formato por el que estamos apostando con ellos”, añade Steve Kerr y recoge Associated Press.

Kerr es consciente de que en las pasadas eliminatorias, donde los Warriors estuvieron a un partido de caer eliminados ante los Rockets, no confió en demasía en sus no-titulares. Tan solo 14,4 minutos por encuentro (12º), 24,5 puntos de producción ofensiva (13º) pero más que solventes y rocosos atrás (+7,4 en el +/-).

Un pilar, este último, en el que no quiere ceder ni un palmo con el cambio de guardia y el rejuvenecimiento de su plantilla. Sabiendo lo que se avecina un año más (ese ‘todos contra los Warriors’), Kerr busca sellar grietas antes de que estas sean puestas a prueba, siendo más precavido afanoso que nunca con la parte del vestuario que no es All-Star.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.