Los Warriors, una millonada preparada para retener a Klay Thompson y Durant


Con su migración al Chase Center de San Francisco esperan un aumento de los beneficios de hasta nueve cifras (!!)

Qué verano les espera a los Golden State Warriors. Aunque es cierto que tanto ellos como sus futuros interrogantes siempre han defendido centrarse en el más riguroso presente, la temporada 2018-19 y el posible campeonato que sería el cuarto en cinco años, a partir de julio la posición de directivo en la organización de la Bahía será más un martirio que un trabajo de alta gama.

Kevin Durant y Klay Thompson se convertirán en agentes libres a partir de julio y, con ellos, comenzará el primer órdago mercantil a la dinastía ganadora de los Warriors. El verano de 2019 de hecho se presenta como clave para descifrar si los Warriors siguen manteniendo la estirpe de franquicia apabullante y uno de los equipos más destacados de siempre en la NBA.

Y de inicio las cuentas no son nada fáciles. De entrada, no salen.

En la presente temporada, el gasto de Golden State en sus jugadores se disparó hasta los casi 145 millones de dólares, lo que supone alrededor de 50 millones como penalización en impuesto de lujo (195 en total). Si ya son cifras mareantes e insostenibles para cualquier franquicia que no fuera ésta, de cara a la temporada que viene podrían ser peores si los Warriors pretenden mantener a sus dos estrellas (Klay y Durant) en el equipo.

La organización tiene una posición clara: ambos deben quedarse; y esa podría tildarse como la convicción más cara del mundo en este momento, pues el gasto total de la plantilla podría salir a la franquicia por una cantidad superior a los 300 millones (en torno a 170 en salarios más el resto en impuesto de lujo). Una completa locura y un suicidio en masa como organización en condiciones normales.

Klay, quedarse sin perdonar dinero

Klay Thompson ha asegurado en toda ocasión en la que fue preguntado que quiere quedarse en su equipo de siempre (ésta, su octava temporada allí) pero que para ello no perdonará dinero. El escolta y co-fundador de la secuencia splash brothers demandará el máximo salarial o al menos una cantidad muy aproximada para seguir. No se quedará por menos.

Durant, por su parte, tras varias temporadas perdonando un puñado de millones para que las cuentas globales se pudiesen ajustar, tiene claro que este verano quiere hacer dinero. Y para ello también tiene calculado no escatimar ni un céntimo de su valor en el mercado. Vamos, que pedirá el máximo también (en su caso será mayor por llevar más años en la liga).

Eso deja las pretensiones de Golden State para retener a ambos como inasumibles, más teniendo en cuenta que Stephen Curry ya firmó un máximo para lo venidero. Sin embargo, una jugada maestra podría permitir a los Warriors permitirse aspirar a semejante gasto de tener tres contratos tope en su plantilla.

Los beneficios del Chase Center

Según pudo hacerse eco el periodista de ESPN Brian Windhorst, de manera interina en Golden State esperan que su migración al Chase Center de San Francisco (nuevo y lujoso pabellón) la temporada que viene deje un incremento de sus beneficios de hasta nueve cifras (¡nueve!).

Eso, según creen de manera interna en los Warriors, puede ponerles en situación de extender el contrato de dos de sus jugadores insignia.

Otro cantar será si Durant quiere quedarse en la Bahía. Muchas informaciones vertidas hasta el momento apuntan a que el ’35’ no tendría nada clara su continuidad y podría estar sopesando migrar a otro equipo, a construir su propio grupo. Probablemente, ni el mismo KD lo tenga claro en este momento y su percepción variará de unos días a otros. Lo que resulta evidente es que los Warriors concentrarán toda su maquinaria en Klay Thompson si la continuidad de Durant se alarga o enquista llegado el mes de julio.

Y qué hay de Draymond

Con otro con el que habrá que tomar una decisión pronto es con Draymond Green. El ala-pívot y voz más enérgica de la dinastía ‘warrior’ termina contrato en 2020 y desde ya el próximo verano podría firmar una extensión. Resulta evidente que si Durant no sigue, Golden State concentrará todos sus esfuerzos en mantener a su núcleo tradicional, Green entre ellos, por supuesto.

Caso muy distinto es el de DeMarcus Cousins, que bajo muy enredadas circunstancias podría quedarse en los Warriors. Lo máximo que podrían ofrecerle en la Bahía de cara a la temporada que viene, tanto si se queda Durant como si no (según Windhorst), serían unos 6 millones de dólares más o menos. Esa continuidad, contando que su vuelta tras una año lesionado va por los cauces esperados, será del todo inviable y Cousins firmará con otro equipo por más dinero.

De ese modo y manera, el verano de 2019 será una fecha señalada en rojo para comprobar si sigue habiendo dinastía para más años o el equipo que ni siquiera soñamos (el de este curso) se altera ya en verano. Los Warriors están preparados para ello y creen tener la estructura necesaria para que se queden tanto Durant como Klay Thompson.

(Fotografía de portada Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.